Comunitario

Miguel, el lustrador que no se rinde ante la diabetes

"Amar a la vida a través del trabajo, es intimar con el más recóndito secreto de la vida", la frase del poeta libanés Khalil Gibran que se aplica al esfuerzo de Miguel Ángel Ortiz, de 62 años, quien a pesar de haber perdido las piernas hace 14 años a causa de la diabetes, no ha perdido su espíritu de lucha.

Por Luis Alberto Velásquez

Miguel Ángel Ortiz trabaja como lustrador pese a haber perdido las piernas a causa de la diabetes (Foto Prensa Libre: Luis Velásquez).
Miguel Ángel Ortiz trabaja como lustrador pese a haber perdido las piernas a causa de la diabetes (Foto Prensa Libre: Luis Velásquez).

Miguel Ángel mantiene la esperanza diaria de apoyar a su familia, y eso lo impulsa a trabajar como lustrador.

Antes de perder sus extremidades, Ortiz trabajaba como pintor automotriz en Villa Hermosa, San Miguel Petapa, de donde es vecino desde hace muchos años. Sin embargo, luego de la amputación, le fue imposible encontrar otras oportunidades de empleo.

El vehículo donde se moviliza lo compró hace tres años en Q900 y fue su hermano quien le ayudó económicamente para poder adquirirlo.

Miguel Ángel exhorta a las personas que están en una situación parecida, a seguir adelante: "Les digo que sigan luchando en la vida; Que no desmayen y, si son diabéticos, que se cuiden para que no les pase lo que a mi".

"Mis familiares se ponen contentos al verme trabajar por que no dejo de luchar para darnos de comer", afirma Ortiz.

Debido a sus limitaciones físicas don Miguel Ángel solo puede trabajar los fines de semana para colaborar con una familia integrada por su esposa, su hija, su yerno y dos nietos.

"Es poca la gente que me ayuda. Por lustre cobro Q5 y algunas veces me dan Q10 para colaborar conmigo", concluyó.

Si usted quiere colaborar con don Miguel Ángel Ortiz lo puede contactar al teléfono: 4723-2273.