Comunitario

Un artesano que vive de las aves en Antigua Guatemala

Carlos Morales, de 42 años, es un artesano de San Felipe de Jesús, Antigua Guatemala, que se dedica a crear aves en barro, una pasión que adquirió desde niño por el deseo de tener de mascota un loro. 

Por Gabriela López

Morales creció con su abuela materna quien no tenía los recursos económicos para comprarle el loro que tanto quería, con ingenio empezó a crear figuras de barro. A los 13 años llegó al taller de Enrique España, quien ahora es su suegro y con quien aprendió lo que sabe.

Ahí conoció a su esposa con la que lleva casado 22 años, procreó cuatro hijos, que ahora tienen, 22, 19, 14 y 12 años. Con el trabajo de alfarero, Morales ha logrado darle educación y bienestar a su familia.

La técnica del barro 

El barro es llevado de Chimaltenango en terrón, este es triturado y luego mezclado con agua para lograr una textura similar a la plastilina. 

Todos los diseños son moldeados a mano, luego de darle figura se le pasa una navaja de madera para afinar la pieza. Luego pasa al secado alrededor de 15 días, a temperatura ambiente. 

El siguiente paso, las piezas se meten a un horno para terminar el proceso se sanar el barro. Morales no cuenta con un horno especial lo hace al natural con leña y fuego; entre cuatro y seis horas. 

¡Listo para la pintura!, la primera capa de pintura debe ser blanca, es el fondo. Luego, la pieza se pule con lija, y se pinta con los colores representativos de cada ave. Este proceso lleva a Morales entre 2 y 3 horas por pieza.

A Carlos Morales se le puede encontrar en El Tenedor del Cerro, Antigua Guatemala; de martes a domingo de 9 a 16 horas.