Comunitario

Matan a trabajador de panadería en Mixco

Eran las 4.40 horas de ayer cuando Mario Juárez, de 26 años, se disponía a comenzar sus labores en la panadería Judá, ubicada en la 9a. avenida A 13-12, zona 1 de Mixco, cuando pistoleros ingresaron al local y dispararon de forma indiscriminada.

Por Henry Pocasangre y Jerson Ramos

Dueño de panadería muere en ataque armado directo en la zona 1 de Mixco. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Dueño de panadería muere en ataque armado directo en la zona 1 de Mixco. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El trabajador  murió prácticamente al instante. Su cuerpo quedó tendido detrás del mostrador donde se exhibe el pan, entre por lo menos 20 indicios que el Ministerio Público marcó en el lugar para desarrollar la investigación del crimen.

Los delincuentes no lo buscaban a él, sino al dueño del negocio, identificado como Carlos Flores, quien se salvó al

resguardarse dentro del local.

Flores conducía una camioneta azul  placas P725FQG, que estacionó al frente de la panadería, descendió del auto  y entró al local.

Otro vehículo, cuya descripción es desconocida, lo perseguía y  sus ocupantes comenzaron a dispararle al verlo en la calle.

Vecinos indicaron que Flores es una persona tranquila y amable, pero que en ocasiones se torna violento cuando ingiere licor.

Juárez fue descrito como un joven atento y trabajador, quien asistía a una iglesia evangélica del sector y  colaboraba con quien le pedía ayuda.





Testigo silencioso

Una cámara de videovigilancia pública registró el crimen contra Juárez, así como las características del vehículo en el cual se transportaban los agresores y por dónde escaparon.

El sector donde ocurrió el ataque tiene tres accesos y rutas de escape, las cuales van del parque central de Mixco hacia  El Manzanillo, otra en sentido contrario, en la calle principal, y la tercera que va desde cualquiera de esos dos extremos hacia un área llamada El Palomar, a la cual se accede por un callejón al costado.

Vecinos, agentes de la Policía Nacional Civil y de la Policía Municipal de Tránsito de la localidad indicaron que el lugar es peligroso y que constantemente ingresan autopatrullas y ambulancias a cubrir emergencias, además, los comerciantes son víctimas de extorsionistas.