Comunitario

Niño llega a EE. UU. en busca de un milagro de vida

Marcos Castellanos, un niño de 10 años que padece de un tumor cerebral, llegó a Miami, Florida, EE. UU. este domingo, listo para someterse a los cuidados médicos en ese país y poder vivir una vida normal.

Por La Redacción

Marcos Castellanos viaja junto a su familia a Miami, Florida, EE. UU. para someterse a una cirugía. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook)
Marcos Castellanos viaja junto a su familia a Miami, Florida, EE. UU. para someterse a una cirugía. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook)

La historia de Marcos Castellanos es particular, su vida depende de una intervención médica que solo en EE. UU. pueden ofrecerle, pero el obtener la visa estadounidense fue un camino nada fácil.

Este domingo la familia Castellanos viajó  a Miami y el lunes Marcos será recibido por médicos en el hospital infantil de esa ciudad; su familia ve cada vez más cerca el milagro de vida que han esperado durante muchos años.

“Ya mi gigante guerrero y mi familia viajan rumbo a Florida (…) para que mi enano empiece una nueva etapa y la sanación completa”, publicó un familiar a través de Facebook, con imágenes de la emotiva despedida de la familia de Marcos, al abandonar el país.

Prueba de fe

Elliott Rodolfo Castellanos Guillén, padre del niño, es un chef de El Tejar, Chimaltenango, quien comenta que por medio de redes sociales ha solicitado ayuda económica para llevar a su hijo a Estados Unidos para someterlo a una operación, cuyo costo es de más de US$200 mil (Q1 millón 530 mil).

La salud  de Marcos Alejandro sigue siendo delicada luego de un tratamiento de radioterapias que se le practicaron en diciembre último, cuando los resultados no reflejaron mejoría en su cuadro clínico.



Marcos se acomoda en el avión, rumbo a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook)
Marcos se acomoda en el avión, rumbo a EE. UU. (Foto Prensa Libre: Tomada de Facebook)


El padre del niño relató que en la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica (UNOP) le informaron que ya no podían ofrecer alternativas para mejorar la salud del pequeño, por lo que recomendaron que lo dejara recluido en ese lugar.

“Nos negamos, porque creemos que Dios hará un Milagro en su vida”, aseguró Castellanos Guillén, quien agregó que la posibilidad para que su hijo se recupere es mediante un tratamiento en un hospital en Miami,  EE. UU.

El padre del niño agregó que de los US$200 mil que cuesta el tratamiento, se tiene que pagar un adelanto que cubre una evaluación médica y una biopsia; además, para solicitar el permiso de viaje se deben presentar documentos del UNOP y del hospital en Miami.