Comunitario

Paisanos llegan por fiestas de Navidad y Año Nuevo

El aeropuerto La Aurora fue escenario del reencuentro de familias que esperaron a sus seres queridos que llegaron al país para pasar las fiestas de fin de año.

Por Claudia Palma

Llantos, risas y abrazos entre familiares era la escena más repetida en el aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Llantos, risas y abrazos entre familiares era la escena más repetida en el aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Las fiestas de fin de año han ocasionado que desde la semana pasada las líneas aéreas que viajan de Estados Unidos al país estén al tope en sus vuelos, mientras que en las afueras del Aeropuerto Internacional La Aurora la aglomeración de personas comienza desde temprano.

El acceso a la terminal aérea es fácil, pero no la espera de un amigo o familiar, pues afuera hay filas de hasta 200 personas cada hora

Gonzalo Asturias, esperó afuera de la terminal aérea a su hija Silvia con un ramo de rosas rojas y un globo. “No la veo desde hace un año, ahora espera un bebé desde hace cinco meses y medio”, contó emocionado. Silvia vive en Los Ángeles, California, es ingeniera espacial.

Cuando Silvia salió de la terminal, acompañada de su esposo, y al ver su padre le dijo: “¡Papito!”, y un largo abrazo marcó el reencuentro estos guatemaltecos.  

Sergio Ruiz Muñoz, de 35 años, regresó a Guatemala 24 años después, sus familiares lo recibieron con alegría y con una sorpresa, todos vistieron una camisa del equipo de futbol americano Raiders

“¡Ya vino!, ¡Es él!”, gritó uno de los Ruiz, la familia se abalanzó para recibirlo.







Gonzalo Asturias,recibe a su hija Silvia con rosas en el aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Gonzalo Asturias,recibe a su hija Silvia con rosas en el aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)




Sergio Ruiz, regresó a Guatemala 24 años después de su partida, su familia lo recibe con emoción. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Sergio Ruiz, regresó a Guatemala 24 años después de su partida, su familia lo recibe con emoción. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)