Comunitario

Paro esconde alza a tarifa del pasaje

Justificar un incremento en el precio del pasaje urbano es lo que escondería el servicio irregular del Transurbano durante la semana pasada, debido a que la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos considera que ya no es viable operar en las condiciones actuales.

Por Manuel Hernández

Comuna capitalina rechaza intención de autobuseros. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Comuna capitalina rechaza intención de autobuseros. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los empresarios quieren justificar el alza con la deuda que el Gobierno les tiene por concepto de subsidio de 25 meses. Este incremento afectaría a los guatemaltecos, aseguró la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Hace dos semanas, los transportistas, a través de un oficio, solicitaron a la comuna capitalina que se discuta por medio de una mesa técnica el alza del pasaje. La pretensión fue rechazada por las autoridades ediles, ya que no ven viable el incremento.

Los pilotos del Transurbano suspendieron sus labores el viernes y sábado de la semana última, al denunciar que los cheques que reciben como pago de su sueldo no tienen fondos y que son liberados cinco días después. Los transportistas aseguraron que les cuesta obtener los recursos financieros para hacer efectivo el pago.

Q3.90

  • podría ser cobro de la tarifa del transporte.
El vocero de los transportistas, Sergio Vásquez, indicó que la intención del aumento está fundamentada porque no se han recibido 25 meses del subsidio del combustible y 16 meses del adulto mayor, lo cual origina crisis para prestar y mejorar el servicio.

“La idea es que se aborde el tema del transporte urbano de una forma integral. Una de las propuestas es suprimir el subsidio; no solo ha sido cuestionado, sino que a la vez es de forma retrasada”, expuso Vásquez.

Afirmó: “Esto crea estas situaciones, y la otra es que se permita un incremento —a la tarifa— por parte de la Municipalidad de Guatemala para que se vuelva a prestar el servicio como era antes”.

Previsible

Directivos de Acción Ciudadana consideran que la crisis del transporte es el resultado de un mal proceso que se da desde el origen.

Según Eduardo Velásquez, del Centro de Estudios Urbanos y Rurales (Ceur), de la Universidad de San Carlos, los transportistas comienzan a justificarse al señalar que el Gobierno no les ha dado el subsidio, con la jugada de siempre.

“Cuentas claras y el chocolate espeso, ya no hay que caer en el jueguito de ellos. El problema del transporte público no se arregla, primero, por los maleantes que hay, empezando por los diputados, y segundo, porque quien debe regular el tema, que es la Municipalidad de Guatemala, no lo hace”, indicó.

Q3.90

  • podría ser cobro de la tarifa del transporte.
El defensor del Usuario del Transporte Público, de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Édgar Guerra, indicó que los transportistas quieren presionar al Gobierno para hacer que les paguen lo que supuestamente les deben en ese rubro, que según ellos llega a Q850 millones.

“Esto ya no debe darse, se ha tenido la oportunidad de cambiar el sistema del transporte, le apostaron al Transurbano y no hubo las condiciones de transparencia y eficiencia para poder hacer el cambio”, señaló.

“A esto se suman situaciones dudosas, como las paradas seguras, la seguridad y vigilancia a través de cámaras y que no se compraron los buses ofrecidos”, refirió Guerra.

Rechazan acción

Según información que se obtuvo por parte de la comuna capitalina, esta rechazó la solicitud planteada por los empresarios de incrementar el precio del pasaje urbano.

Las autoridades no ven positiva un alza, ya que podría generar un estallido social.

Los transportistas consideran que el problema de la falta de un buen servicio continuará hasta que se solucione por completo y se libere la tarifa.