Comunitario

Peatones corren riesgos en la calle

En distintos lugares del Centro Histórico capitalino, y otras áreas de la ciudad, es común ver a conductores faltar a las normas de tránsito y poner en riesgo la seguridad de los peatones.

Por Jerson Ramos

Motoristas invaden el paso peatonal en la 8a. avenida y 13 calle, zona 1. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Motoristas invaden el paso peatonal en la 8a. avenida y 13 calle, zona 1. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

En un recorrido que Prensa Libre efectuó por varios lugares de la zona 1, se pudo observar que las faltas van desde no indicar que se va a virar, invadir el paso peatonal o acelerar la marcha al ver que el semáforo cambiará el derecho de vía.

En la 8a. avenida y 13 calle, se observó a varios conductores de motocicleta que esperaban el cambio de luz del semáforo sobre los pasos de cebra, lo cual impidió que los peatones transitaran debidamente. Algunos usuarios caminaron delante de los vehículos, pese a que el espacio era reducido.

Es Ilegal

Para Amílcar Montejo, intendente de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de la capital, esa situación es normal, pero no legal. “La Ley de Tránsito y su reglamento califican esas acciones como falta y se señala una multa de Q100 para el responsable”, aseveró.

Las infracciones más comunes son no pedir vía al virar, tener en malas condiciones las luces o no llevarlas, según Montejo, quien indicó que esos hechos ocurren en cualquier parte, pero con mayor frecuencia en sectores de las zonas 1, 2, 4, 9 y 10.

“Se trata de la falta de respeto a la Ley de Tránsito, que deriva en riesgos latentes en contra de peatones y otros conductores. Nadie es dueño de la vía por tratarse de un espacio público, todos tenemos que comportarnos conforme la legislación”, aseguró.

Aunque la ley le da la vía al peatón, se recomienda que cruce las vías con precaución.

Sube problemática

  • Al mes, la PMT impone cinco mil multas, en promedio.
  • En diciembre se incrementan de 30 a 45 las colisiones diarias.
  • Los accidentes con saldos de personas atropelladas suben de dos a cinco.
  • El tránsito pesado se incrementa de dos a cinco horas.
  • Aumenta de 10 a cien las actividades públicas en las que se requiere cierre del paso vehicular.