Comunitario

Registradores de la propiedad suspenden labores

Empleados piden que les paguen bono de Q300 a pesar de estar contratados  en un renglón que no tiene prestaciones laborales.

Por Manuel Hernández

Operadores registrales piden que les paguen un bono de Q300, como a todos los trabajadores del Registro de la Propiedad. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Operadores registrales piden que les paguen un bono de Q300, como a todos los trabajadores del Registro de la Propiedad. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Son 69 personas que trabajan como operadores registrales en el Registro General de la Propiedad (RGP), que se encargan de la inscripción de escrituras públicas, proceso que mantienen suspendido.

Los empleados solicitan un bono laboral que es entregado a todos los trabajadores, sin embargo, están contratados en el renglón 035 que no tiene prestaciones, pues ganan por cada inscripción que realicen.

A pesar de conocer sus condiciones de empleabilidad, los trabajadores exigen a Élmer Beltetón, titular del RGP, que les paguen como en años anteriores lo hizo la extitular de la entidad Anabella de León.

El Manual de Clasificación Presupuestaria establece que “el personal bajo el renglón 035 no tiene relación de dependencia, por lo que no tiene derecho a beneficios laborales, ni podrá ser contratado simultáneamente bajo otro renglón de este grupo”.

De León autorizó un pago de Q15.5 millones que distribuyo entre los 69 registradores, por ese caso existe una denuncia de la Contraloría General de Cuentas, quien en su momento colocó reparos contra el procedimiento.

Trabajadores del segundo Registro de la Propiedad de Quetzaltenango también llegaron a la sede central en la zona 1 capitalina, luego de ser destituidos y buscan su reinstalación.

Bono 14

En septiembre pasado las nuevas autoridades del RGP hicieron un pago de Q3.4 millones por concepto de bono 14.

Los trabajadores que forman parte de este grupo son los operadores registrales, que reciben su pago  por los registros que inscriben, y según el valor de la propiedad ganan, al mes, entre Q50 mil a Q75 mil.

Durante la administración de Anabella de León, el Registro de la Propiedad fue señalado de corrupción por plazas fantasma y compras inexistentes, en este último está involucrado Samuel Morales, hijo del presidente Jimmy Morales.