Comunitario

Riesgos de salud acarrea el clembuterol

A raíz del caso de dopaje en deportistas de Antigua Guatemala Futbol Club, a quienes les encontraron clembuterol en evaluaciones médicas, surge la polémica de la regulación para el uso de dicho fármaco en animales destinados al consumo humano, prohibido desde el 2007.

Por Glenda Sánchez

El Intecap capacita a carniceros para evitar contaminación de producto y el uso de aparatos para establecer el tiempo que ha pasado desde que se sacrificó un animal. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
El Intecap capacita a carniceros para evitar contaminación de producto y el uso de aparatos para establecer el tiempo que ha pasado desde que se sacrificó un animal. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)

Expertos denuncian pocos controles, por el escaso personal asignado a verificar el uso del clembuterol en granjas y rastros. A eso se suman los centros clandestinos y los medicamentos y animales de contrabando.

Además de los daños que pueda causar en animales, el Ministerio de Salud alertó desde el 2007 que el consumo de carne con clembuterol representa “alta peligrosidad” para la población.

Salud informó que el clembuterol es un fármaco destinado al tratamiento de enfermedades respiratorias del ser humano, por su efecto broncodilatador —los bronquios se dilatan para permitir el flujo de aire— y descongestionante.

Se informó que se ha utilizado de manera “ilegal” como agente dopante —potencializador del rendimiento— en disciplinas deportivas, debido a que su aplicación no está restringida.

Por medio de un documento, Salud explicó que en los animales, por sus efectos anabolizantes, se utiliza para acelerar el desarrollo del ganado vacuno y para incrementar el peso vivo y el de la masa muscular.

“Trabaja como agente tocolítico, por su capacidad para relajar la musculatura lisa del útero. Esta capacidad se aprovecha en el área reproductiva en yeguas y vacas”, estableció la tesis de Ernesto Fernández titulada Residuos de clembuterol en tejidos comestibles de bovinos, elaborada en el 2012 para la Universidad Autónoma Chapingo, México.

clembuterol.JPG

Prohibido

El acuerdo 821-2007, de Salud, prohíbe el registro, uso y comercialización en todas las formulaciones del clembuterol en el ramo pecuario.

La preocupación de la cartera surgió por los efectos que puede tener en las personas el consumo de carne que contenga esa sustancia, como temblor de extremidades, palpitaciones, taquicardia y nerviosismo. Además, dolor de cabeza y muscular, náusea, vómitos, dolor de pecho, boca seca y calambres con duración media de 40 horas.

Persiste uso

A pesar de la restricción emitida hace nueve años, persiste el uso de la sustancia en animales, en especial en reses, afirmaron expertos consultados.

Gustavo Adolfo Pineda, especialista en carnes y embutidos del Centro de Capacitación en Tecnología en Carne (Cetec), indicó que el clembuterol se encuentra en los animales de abasto que se destinan para consumo humano, aunque está prohibido.

“Aquí en Guatemala, en forma clandestina, se utiliza. De hecho, a veces se encuentran unos animales como zombis, porque tienen demasiado clembuterol”, declaró.

Agregó que el problema persiste por la falta de control del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) en granjas, rastros municipales y centros de distribución de medicinas.

Leonel Rodas, presidente de la Federación de Industria Veterinaria de Centroamérica, manifestó que más allá de la restricción, el problema con los medicamentos es que no se respetan las fechas de retiro del producto para sacrificar al animal y se abusa de las dosis que les aplican.

“Los grandes rastros son respetuosos. El problema está muchas veces en pequeños mercados. Ellos no están pensando en que ayer le suministraron las sustancias, lo que les importa es venderlos”, aseveró el profesional.

Rodas señaló: “El riesgo es que a las vacas, por ejemplo, se les suministra una cantidad mayor por el peso que tienen, mientras que al ser humano son pocos milímetros los que se les receta. Esas altas cantidades son las que representa un riesgo al consumir carne”.

José María Vera, presidente de la Gremial de Ganaderos de Guatemala, comentó que la sustancia puede ser usada en el ganado en los últimos meses de engorde. Reconoció que es ilegal y que el Maga debe tener más control del ganado certificado.

“Es necesario que el Maga vigile los mataderos, tome muestras de la carne para comprobar el uso del clembuterol y frenar la práctica”, detalló.

El experto dijo que en la gremial se conciencia de la ilegalidad de ese producto y tratan de producir con pasto. Agregó que los programas del Maga no se aplican y “gastan” el dinero en salarios.

Regulado

María Eugenia Paz, jefa del Departamento de Registro de Insumos para Uso en Animales del Maga, explicó que tienen regulación a escala centroamericana que funciona desde el 2014.

En esos reglamentos se encuentra la restricción del clembuterol, que solo se puede suministrar a caballos.

“Parte de nuestro labor es supervisar a fabricantes, comercializadoras y expendios del fármaco; pero a áreas de crianza no llegamos nosotros”, explicó.

Paz aclaró que un inconveniente para controlar el uso de la medicina es que solo se prohíbe la venta para ciertos animales. “Lo que hacemos es concienciar a las personas del buen uso de este”, señaló.

Deficiente control

Krista Polanco, de la Dirección de Inocuidad de la misma entidad, expuso que se designa un veterinario a cada uno de los 11 rastros autorizados, para velar que la carne no llegue contaminada al consumidor.

Reconoció que hay rastros municipales que no cumplen con el reglamento y que están bajo investigación del MP.

“Fray Bartolomé de Las Casas, Alta Verapaz; San Juan del Obispo, Antigua Guatemala, Sacatepéquez; Puerto Barrios, Izabal; Chinautla, Guatemala; Cuchumatanes, Huehuetenango; y San Miguel Pochuta, Chimaltenango, son los municipios donde se ubican los rastros a los cuales se les dio dictamen desfavorable”, añadió Polanco.

Édgar Arana, vocero de Salud, indicó que las muestras en los rastros para determinar presencia de clembuterol se hacen a petición, y no por iniciativa de la cartera. Hasta ahora no se ha efectuado ninguna, dijo.