Comunitario

Ser madre es ser capaz de todo

Hace siete años, Iris Bobadilla, quedó viuda cuando su esposo perdió la batalla contra el cáncer y desde entonces ha luchado por salir adelante a pesar del dolor y la soledad.

Por Luis Alberto Velásquez

Con trabajo y esfuerzo, Iris Bobadilla, sacó adelante a sus tres hijos Rafael, Pablo e Ignacio luego del fallecimiento de su esposo hace siete años. (Foto Prensa Libre cortesía: Iris Bobadilla).
Con trabajo y esfuerzo, Iris Bobadilla, sacó adelante a sus tres hijos Rafael, Pablo e Ignacio luego del fallecimiento de su esposo hace siete años. (Foto Prensa Libre cortesía: Iris Bobadilla).

Doña Iris es ingeniera y trabajaba junto a su esposo Ignacio Yon Navas cuando a este le sobrevino la enfermedad, por lo que Bobadilla quedó al cuidado de sus tres hijos Rafael, Pablo e Ignacio.

"La enfermedad de mi esposo fue un proceso largo y doloroso" afirma la ingeniera. "Mis hijos tenían en ese entonces 18, 13 y 12 años".

Francisca Alvizures, madre de doña Iris, fue de gran ayuda para la familia en esos momentos difíciles ya que desde que don Ignacio enfermó, ella, gracias a su profesión de enfermera, apoyó a su hija y nietos. Desde entonces vive con ellos.

Al dirigirse a las personas que pasan en estos momentos por la misma situación, la profesional dijo: "Siempre hay una luz al final del camino. Cuesta porque el duelo es un proceso largo, pero pasa".

Doña Iris exhortó a las madres guatemaltecas a disfrutar de sus hijos al máximo desde pequeños: "El rol de la madre es el más vital para un ser humano. Los hijos son un tesoro que hay que cuidar y hacerlo brillar", concluyó.