Comunitario

Víctimas de El Cambray permanecen en albergues

De las más de 200 familias víctimas del alud en El Cambray 2, el pasado 1 de octubre, 32 aún permanecen albergadas en el salón municipal de Santa Catarina Pinula, por no cumplir con los requisitos para obtener una vivienda otorgada por el Gobierno.

Por Henry Pocasangre

Sólo 32 familias están en el albergue municipal. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Sólo 32 familias están en el albergue municipal. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)

A simple vista pareciera que el municipio ubicado al este de la capital ya se recuperó del desastre que la noche del jueves 1 de octubre 2015 provocó la muerte de  más de 300 personas en la colonia.

Las coordinaciones luego de la tragedia permitieron que los sobrevivientes fueran trasladados a dos albergues en el municipio y allí permanecieron hasta alrededor de un mes, luego 181 familias se retiraron del lugar por sus propios medios y esperan recibir las casas del proyecto gubernamental Mi Querida Familia.

A cinco meses del hecho solo queda el albergue que está en el salón municipal. En ese lugar 32 familias, en su mayoría niños, viven sin la certeza de qué pasará, aunque mantienen la esperanza de obtener otro tipo de beneficio.

En abandono 

Vianca Orellana es madre de tres niños y ocupa un lugar acompañada de sus padres; tiene un espacio de unos cinco metros y cree que en poco tiempo se irá para “comenzar de cero”. “Aquí nos dan una bolsita de víveres, no hay agua y estamos cansados”, declaró.

Ella no fue beneficiada porque no cumplió los requisitos, aunque asegura que en El Cambray 2 eran propietarios. “Aquí cocina cada uno, la gente ya regresó a sus trabajos”, explicó.

Luisiño Sánchez, vocero de la municipalidad indicó que las personas continúan solo con la ayuda de la comuna, ya que las otras entidades que colaboraron en un principio se retiraron. “Se está a la espera que las instituciones encargadas estudien el caso”, manifestó.

Sánchez explicó que mantienen habilitado el albergue para evitar un desalojo, aunque instituciones les han dicho que están “en la libertad de cerrarlos".

En una esquina del salón, Daniel Salazar, un joven menor de edad, ve televisión frente a las literas que ocupa su familia. “Fuimos de los primeros en venir aquí y seguimos porque no tenemos a donde ir”, declaró.

Daniel estudia y sus padres trabajan. Dijo que no sabe que va pasar con ellos, pero no quiere seguir viviendo de esa forma. En el recinto hay varios jóvenes en las mismas condiciones, todos tienen a sus parientes y esperan obtener apoyo.





 

Promesa incumplida

El 30 de noviembre el gobierno de Alejandro Maldonado comenzó la construcción de casas para los damnificados, allí el mandatario dijo que el proyecto Mi Querida Familia estaría entregado antes de Navidad. La realidad fue otra y a cinco meses del fatal suceso no hay fecha de entrega.

Antes del cambio de mando, el expresidente Alejandro Maldonado acompañado de Jimmy Morales, entregaron simbólicamente las primeras residencias, y desde entonces el proyecto ha tenido “atrasos”, y sigue sin concluirse. Nadie habita las viviendas.

En una visita efectuada por Prensa Libre se pudo verificar el avance de la obra. Los supervisores del Ministerio de Comunicaciones reconocieron que el trabajo “va lento; antes se hacía la fundición de tres casas diarias, ahora es una cada dos días”, afirmó un trabajador.

De las 181 viviendas solo 97 tienen paredes y 31 ya están finalizadas en su totalidad. En el lugar hay unos 50 trabajadores del Ministerio y gran parte del terreno aún está desierto.

El supervisor del Cuerpo de Ingenieros del Ejército indicó que su tarea está por concluir. Tienen 50 soldados que debían crear la urbanización, pero ese proceso ya concluyó.

El ministro de la Defensa, William Mansilla, refirió: “Lo que ha habido es baja del ritmo de construcción de las casas”. Aclaró que no están abandonadas y que ha habido inconvenientes administrativos.





El proyecto unió a varias empresas que aportaron recursos económicos para financiarlo. Unos Q3 millones fueron entregados al Gobierno para destinarse a Mi Querida Familia, además el Congreso destinó Q20 millones de sus ahorros para financiar la construcción de las viviendas. El gobierno de Taiwán entregó US$100 mil y el Banco Centroamericano de Integración Económica dió US$200 mil y la comunidad migrante en EE.UU. US$150 mil.

La tragedia de El Cambray enlutó a todo el país la madrugada del 1 de octubre y os días posteriores por la magnitud del derrumbe y, sobre todo, las historias de dolor, amor y heroísmo que se documentaron y que quedaron plasmadas así:

Luto por tragedia:





Dramática búsqueda de víctimas:





Don Samuel y su historia de amor y dolor:





Los rescatistas, héroes anónimos: