Comunitario

Situación de niños empeora

"Está claro que en los últimos años se ha fortalecido el sistema de desigualdad, porque también se ha remarcado la presencia del modelo económico en el país en el que la corrupción, práctica inherente al sistema, ha sido determinante en la potenciación de la pobreza”.

Por Claudia Palma

Cada 24 horas ante el MP son registradas en promedio 32 agresiones contra niños y adolescentes.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Cada 24 horas ante el MP son registradas en promedio 32 agresiones contra niños y adolescentes.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Con esas palabras describe lo que ocurre en el país el Informe de Situación de la Niñez y Adolescencia, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (Odhag).

Añade que cuatro de cada 10 personas en Guatemala son niños o adolescentes menores de 15 años. Según las estadísticas recopiladas en el informe de distintas instituciones, cinco de cada 10 que viven en extrema pobreza son también menores de 15 años.

Guatemala es el noveno país más desigual a escala mundial y el cuarto en América Latina.

Pobres y agredidos

La violencia estructural se percibe más fácilmente en función de la desigualdad social, resalta el documento.

Los niños en el país no solamente son víctimas de la pobreza, también lo son de la violencia cotidiana y sexual.

Este año, la Odhag señala que en el Ministerio Público cada 24 horas son registradas en promedio 32 agresiones contra niños y adolescentes.

Cada día se registra el homicidio contra un menor.

Entre el 2013 y el 2015 ocurrió el suicidio de un adolescente entre los 12 y los 17 años cada cinco días.

Dos de cada 10 adolescentes son madres antes de cumplir los 20 años. Las cifras del 2015 se tornan más dramáticas, advierte el informe, porque se registró un promedio de cinco embarazos en menores de 14 años cada 24 horas.

El informe será presentado de manera oficial el 6 de octubre. Este hará un reconocimiento a la familia Molina Theissen por la búsqueda de justicia para el menor Marco Antonio, quien fue secuestrado por las fuerzas armadas el 6 de octubre de 1982, indicó Nery Rodenas, director de esa entidad.