Comunitario

Tenso ambiente se vive en alrededores del Hospital San Juan de Dios

Pese a que la atención de los servicios que presta el Hospital General San Juan de Dios, donde ayer ocurrió un atentado con bomba que hasta el momento dejó dos muertos y 24 heridos, pacientes y vendedores afirman que sienten miedo de estar en el centro asistencial.

Por Carlos Álvarez y José Manuel Patzán

Guardias del Sistema Penitenciario realizaron el traslado de dos hombres y dos menores de edad este miércoles. (Foto Prensa Libre)
Guardias del Sistema Penitenciario realizaron el traslado de dos hombres y dos menores de edad este miércoles. (Foto Prensa Libre)

Como es normal en ese nosocomio largas filas de personas se formaron desde la madrugada a la espera de recibir atención médica. Una joven mujer que prefirió no identificarse afirmó que sentía miedo de llegar al lugar por lo que pasó ayer pero que no tenía alternativa.

Los vendedores de comida, golosinas y otros artículos que se mantienen en los alrededores de los alrededores afirmaron que “la necesidad de ganar algo de dinero para mantener a la familia” es lo que los empuja a estar en el lugar pero que sienten miedo por lo que ocurrió ayer.

Siguen los trasladados

El ambiente se tensó más cuando a eso de las 6 horas guardias del Sistema Penitenciario (SP) llevaron a dos hombres y dos menores de edad a citas médicas programadas. El miedo era evidente en algunos pacientes y vendedores que vieron cuando ingresaron a las cuatro personas.

Para hoy se tenía programado el trasladado del reo Aldo Dupié Ochoa Mejía, hermano del recluso por el que aparentemente se originó el ataque, a una cita a la Unidad de Odontología; pero, trascendió que este no se realizó como medida de seguridad.

Desde ayer el director del centro asistencial Julio Figueroa, indicó que han solicitado que ya no trasladen reos de alta peligrosidad al hospital por el riesgo que implica. Figueroa reveló que pedirá al Ministerio de Salud intermedie con el Ministerio de Gobernación por la petición.

Giovanni Pivaral, director del SP, declaró a una radio local que se incrementarán los protocolos de seguridad para trasladar a los reos al centro asistencial porque “no se puede negar la asistencia médica” a los reclusos.

El director afirmó que el traslado de reos desde Fraijanes y zona 18 para citas médicas debe ser a las 5 horas y que buscarán evitar “horas pico” para el traslado de los privados de libertad. Según datos del Hospital en este año ya se tienen programadas 720 citas de reos, casi dos diarios

Sin mayor vigilancia

Según pudo constatar Prensa Libre, en la entrada del centro asistencial se aplican los protocolos normales para el ingreso de personas. Hay una máquina detectora de metales la cual ya estaba instalada desde este día.

En los alrededores del centro asistencial hay presencia de policías; pero, según vendedores y pacientes debería haber una mayor presencia policial para que las personas “se sientan más seguras de visitar el hospital”.

Pánico en hospital

Ayer a eso de las 8:30 horas cuando el reo Marlon Alexánder Ochoa Mejía, alías el Bloqui, ingresaba al área de Urología del nosocomio, varios hombres armados con armas de grueso calibre dispararon indiscriminadamente y lanzaron una granada.

No está claro sí los atacantes buscan rescatar al privado de libertad o eliminarlo; sin embargo, el ataque dejó, hasta este momento, dos personas muertas, y 24 heridos, entre ellos una mujer que presenta muerte cerebral.

Tras el ataque murió una mujer de aproximadamente 40 años murió por heridas de bala, anoche el Hospital General San Juan de Dios informó que Domingo Coc Alvarado, de 35, agente de presidios, expiró por la gravedad de sus heridas.