Comunitario

Un pequeño respiro para el planeta desde el Lago de Atitlán

En nueve meses, las autoridades de San Pedro La Laguna, Sololá han erradicado casi en su totalidad la utilización de pajillas, duroport y bolsas plásticas. Una pequeña muestra de cómo desde Guatemala, con voluntad y orden, sí se puede dar un leve respiro al mundo.

Por Alvaro González / Sololá

En San Pedro La Laguna se consumían alrededor de 500 bolsas plásticas por día, pero eso cambió radicalmente desde octubre de 2016 cuando un acuerdo municipal, el 111-2016, prohibió el uso, venta y distribución de bolsas plásticas, pajillas y duroport; en el municipio

Pese a que en un principio fue difícil para los sampedranos dejar de utilizar bolsas plásticas, hasta ahora más del 70% de comercios se han adaptado al uso de bolsas de papel, vasos de cartón, hojas de mashán y otros productos que no son dañinos para el medio ambiente.

Aunque la cifra de contaminación por deshechos sólidos ha disminuído en más del 75% en el municipio el esfuerzo de esta comunidad representa un leve impacto positivo en los niveles de contaminación del Lago de Atitlán debido a que existen otros contaminantes como coliformes y el fósforo de nitrógeno que provienen de fertilizantes o de materia orgánica, explica Luisa Cifuentes Gramajo, Directora Ejecutiva de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitlán, AMSCLAE.

El alcalde de San Pedro La Laguna, Mauricio Méndez, ve de forma positiva los logros hasta ahora alcanzados por el acuerdo, ya que además de ver más limpias las calles del municipio, ha logrado generar empleo con la implementación del tren de aseo y reconoce que sin el apoyo del pueblo y de los “ángeles ecológicos” todo esto no hubiese sido posible.