Justicia

Van nueve personas linchadas este año

Desconfianza hacia sistema de justicia y psicosis colectiva agravan fenómeno.

Por José M. Patzán

Durante un linchamiento grupos de personas aprovechan para provocar caos y evitar que la Policía ingrese a los lugares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Durante un linchamiento grupos de personas aprovechan para provocar caos y evitar que la Policía ingrese a los lugares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), de enero a mayo de este año 9 personas fueron linchadas en el país, aparte de 44 que también fueron retenidas y vapuleadas al ser señaladas por los pobladores de cometer varios delitos.

En los primeros cinco meses del 2016, de acuerdo con la PDH, ocho hombres fueron linchados y 42 quedaron heridos, mientras que una mujer también perdió la vida a manos de los pobladores y dos más sobrevivieron y fueron trasladadas a algún hospital.

Juan Orlando Velásquez, investigador sociopolítico de la entidad, precisó que pese a que el 2015 terminó con 170 personas vapuleadas y 28 linchadas, el fenómeno ha tendido a disminuir en algunas áreas, aunque el problema persiste en otras regiones debido a la ausencia de instituciones encargadas de garantizar la seguridad.

Velásquez precisó que debe crearse una unidad específica que vele por la solución de este fenómeno en todo el país, en la que se involucre el Ministerio de Gobernación, Organismo Judicial y Ministerio Público (MP) para lograr una mediación con las comunidades.

Mas acciones

El experto considera que también debe desarrollarse un plan de acción y de prevención, acompañado principalmente de inversión social, para crear proyectos de educación y salud en las comunidades donde más han prevalecido este tipo de agresiones.

“No basta con instalar nuevas comisarías. Tienen que establecer programas y se debe ampliar la cobertura del Organismo Judicial y del Ministerio Público en estos lugares. Lo que sucede es que hay desesperación porque no hay presencia policial, juzgados o fiscalías donde interponer denuncias sobre diversos ilícitos”.

Según el investigador sociopolítico, la Fiscalía solo cubre el 17 por ciento de municipios del país, y en el resto no existe ninguna cobertura.

Agregó que en algunos municipios no hay suficientes agentes de la PNC y las autoridades locales no tienen el liderazgo para mediar y evitar un linchamiento.

“En algunas regiones tenemos, incluso, algunas denuncias sobre abusos de la PNC, y es de recordar que hasta las mismas autoridades son golpeadas en varias ocasiones. Ejemplo de esto es cuando queman patrullas para liberar a los supuestos delincuentes porque quieren aplicar su propia justicia”, acotó Velásquez.

Según el informe de la PDH, de los linchamientos ocurridos este año un 8 por ciento han sido contra mujeres y el resto contra hombres adultos.

También se resalta que el problema no solo se registra en la provincia, sino también en la metrópoli debido a que se han documentado casos de personas vapuleadas en Mixco, Villa Nueva y en las zonas 12, 5 y 1 de la capital.

Uno de los hechos recientes ocurrió el 31 de mayo último en la 3a. avenida 8-65 de la zona 1, donde fueron vapuleados Daniel Yánez, de 18 años, y Mynor López, 20, señalados de asaltar un bus urbano, aunque las autoridades no les encontraron armas de fuego ni objetos que hubieran sido robados a los pasajeros.

Mueren inocentes

Lizandro Acuña, analista en seguridad, considera que la principal causa de los linchamientos es la falta de cobertura de la PNC debido a que ha sido expulsada de varias comunidades.

“En esos espacios libres se genera un ambiente de gobernabilidad, pero de los comunitarios. Esto conlleva a que se vulneren los derechos y la integridad física de las personas y muchos inocentes pierden la vida”, refirió.

Añadió: “Cuando se forman comités de seguridad primero hay colaboración, pero se cometen actos ilícitos cuando esa colaboración de los pobladores se convierte en una obligación para contribuir a que se mantengan esos grupos”.

Acuña señala que existe un viceministerio de Prevención del Delito, que hasta el momento no ha podido crear una estrategia en contra de este flagelo.

“También estamos viendo una respuesta del MP en delitos de alto impacto, pero dejan a la delincuencia común por un lado porque tenemos una Policía reactiva y no preventiva”, concluyó el experto.

Con mano propia

  • Retenciones y  linchamientos ocurren por diversos señalamientos.
  • Entre los  principales delitos que se atribuyen  a quienes son vapuleados figuran robo, violencia sexual, secuestro y  extorsión, según la PNC.
  • Tres hombres  y una mujer han sido  linchados este año en San Juan Sacatepéquez, según el informe de la PDH.
  • Cinco hombres  fueron linchados en Malacatán, San Marcos, y en Taxisco y Cuilapa, Santa Rosa.
  • Las retenciones  ilegales     también han ocurrido este año en las zonas 1, 5, 6, 9 y 12 de la capital.  En la mayoría de esos  casos tanto hombres como mujeres han sido  señalados de asalto a buses o extorsiones. A pesar de las agresiones, todos han sido entregados   finalmente a la PNC.