Banda de estafadores ubicaba a víctimas por Internet

Presuntos estafadores compraban en un sitio de Internet máquinas y otros productos y pagaban con cheques de caja sin fondos, según investigación.

Por la Redacción / Provincia

Agentes de la PNC allanan vivienda en la capital, en busca de presuntos estafadores. (Foto Prensa Libre: PNC)
Agentes de la PNC allanan vivienda en la capital, en busca de presuntos estafadores. (Foto Prensa Libre: PNC)

Nueve presuntos estafadores, entre ellos el presunto líder, fueron capturados en 27 allanamientos efectuados en distintos puntos del país informaron autoridades. 

El informe de la Policía Nacional Civil (PNC) detalla que el aprehendido, Walter Ernesto Rubio Ávila, de 45 años, es señalado de ser el  líder de una banda que estafaba a internautas que ofrecían bienes a través de una página de compra venta en Internet.

Los allanamientos se efectuaron en 23 inmuebles de Mixco, Chinautla y la capital, así como dos en El Progreso y uno en Chimaltenango.

Las ganancias obtenidas por los presuntos estafadores, según el Ministerio Público (MP), serían de unos Q2 millones 89 mil 740, luego de estafas que habrían coordinado desde el 2013.

El MP informó en conferencia de prensa que debido a una investigación en los últimos tres meses, se evitó que se llevaran a cabo otros 15 casos de estafa, en los cuales la estructura criminal ya había efectuado los contactos con las personas que serían las víctimas, a quienes se les alertó sobre el riesgo de ser estafados.  





Durante los operativos, la PNC localizó un predio donde fueron localizados vehículos de procedencia sospechosa. También fueron decomisados una cuatrimoto, dos pistolas, una escopeta, un revolver, siete teléfonos celulares y boletas de depósitos, los cuales serán investigados para determinar si fueron adquiridos por la estructura criminal de forma anómala.

Rubio y otras cuatro peronas fueron capturas en la capital por delitos de estafa propia, asociaciones ilícitas y conspiración para cometer estafa, así como un hombre, en El Progreso. 

Capturados

  • Walter Ernesto Rubio Ávila, 45 años.
  • Luis Eduardo Padilla Maldonado, 36.
  • Patricia Vanessa Hidalgo Peña, 32.
  • Walter Martínez Estrada, 41.
  • Víctor Manuel Socoy Quisque.
  • Carlos Maximiliano Vargas Aquino
  • Ovilio Ortega Salazar
  • Lester Yovanni Ochoa Palencia
  • Vicente Ramírez, aprehendido en El Progreso.




Modo de operar

De acuerdo con el ente investigador, el líder de la estructura efectuaba las búsquedas en páginas de Internet  y seleccionaba los bienes que serían objeto de estafa.

También contactaba vía telefónica a las víctimas y utilizaba nombres ficticios y afirmaba que era ingeniero o empresario, para solicitar información del bien y aparentar estar interesado en la compra.

Luego, se lleva a cabo la negociación con el agraviado y acuerdan efectuar el pago mediante depósito con cheque de caja o cheque de cuenta monetaria.

Luego de contactar a las personas, los presuntos delincuentes pagaban los bienes con cheques falsos, robados, extraviados o de cuantas canceladas.   

La víctima presume que el pago fue acreditado a su cuenta y entrega el bien a los integrantes de la banda, luego los delincuentes vende el bien obtenido para obtener dinero ilícito. 

Investigación

El 17 de agosto último, se informó que la Fiscalía Metropolitana investigaba 125 denuncias de personas que  vendieron bienes o servicios por internet  pero fueron estafadas por medio de cheques falsos.

Los integrantes de esta estructura se hicieron pasar por supuestos compradores que citaron a sus víctimas a centros comerciales.

Varios de los denunciantes coincidieron en que los falsos compradores les preguntaron en qué banco tenían sus cuentas.

Los estafadores entregaron cheques que, según se comprobó después,  eran falsos o eran parte de chequeras robadas, detalló el jefe de esa fiscalía, Luis Arturo Archila.

En algunos casos, incluso, los estafadores depositaron los cheques frente a sus víctimas, quienes después del proceso de compensación se percataron del engaño, explicó Archila.

Varios estafados  admitieron que  enviaron a una tercera persona para efectuar la transacción.