Miembros de una familia se accidenta en Sanarate

Cinco miembros de una familia salieron de la capital hacia Jalapa, cuando al pasar por el kilómetro 46 de la ruta al Atlántico, en Sanarate, El Progreso, el piloto del picop en el que viajaban, perdió el control y chocó contra el barandal de un puente, lo que causó que una persona de la tercera edad muriera y las otras quedaran heridas.

Por Héctor Contreras / El Progreso

Socorristas resguardan el lugar donde se registró el accidente que cobró la vida de una mujer. (Foto Prensa Libre: Héctor Contreras)
Socorristas resguardan el lugar donde se registró el accidente que cobró la vida de una mujer. (Foto Prensa Libre: Héctor Contreras)

Se trata de Romelia Morales Arana, de 88 años, quien murió por politraumatismo, mientras que Esperanza Ramírez, 53;  Darwin Omar Aceituno Campos,  22 y Concepción Ramírez,  60, fueron trasladados al Hospital Nacional San Juan de Dios en la capital. Además el piloto José Luis Pérez Ramírez, fue atendido en el lugar.

José Santizo, brigadista de Protección Vial, comentó que  la fallecida, quien era originaria de Jalapa, quedó prensada entre los hierros del vehículo.

Según testigos, el piloto por manejar a excesiva velocidad perdió el control del volante, derrapó  y colisionó contra el barandal del puente La Amistad  ubicado en el kilómetro 46 de la ruta al Atlántico, en Sanarate.

“El conductor manejaba a excesiva velocidad por eso no pudo controlar el carro  y colisionó de frente contra el barandal del puente, lamentablemente murió la anciana”, comentó un piloto.





El socorrista Manuel Lainez, dijo que la mayoría de accidentes de tránsito ocurren por la irresponsabilidad de los pilotos, quienes abusan de la velocidad, especialmente en época de lluvia.

“Hacemos del llamado de los pilotos para que estos no abusen de la velocidad sobre las carreteras y máximo cuando viajan con sobre caras o con pasajeros”,  recalcó Santizo.

Por otro lado elementos de la Policía Nacional Civil cerco todo el carril del lado derecho del carril de sur a norte, con el objetivo de prevenir otro incidente que nuevamente vuelva a dejar otro saldo lamentable.