Sequía pone en riesgo la segunda cosecha en la provincia

La prolongada sequía en varios departamentos del país, principalmente en el oriente, ha dejado incalculables pérdidas a campesinos que  siembran  maíz, frijol, haba y otros granos de primera necesidad, por lo que temen que haya hambruna, pues si no llueve también perderían la segunda siembra.

Por Corresponsales / Provincia

Campesinos de Sanarate, El Progreso, muestran daños en cultivos a causa de la sequía que les afecta. (Foto Prensa Libre: Héctor Contreras)
Campesinos de Sanarate, El Progreso, muestran daños en cultivos a causa de la sequía que les afecta. (Foto Prensa Libre: Héctor Contreras)

Servelia Morales García, de la aldea  Monte Grande, de Sanarate, El Progreso, expresó: “Hemos decidido ya no cosechar porque  los cultivos de frijol se perdieron. Lo delicado es  que en pleno invierno  únicamente ha llovido dos veces”.

Mencionó que la sequía ha sido mucha y que hay que cuidar hasta el agua de los pozos artesanales, pues de lo contrario se quedarán sin esta.

El agricultor Luis Fernando García, de esa aldea, expresó  que desde temprano  sale de su casa y  se dirige al campo para regar sus siembras con la poca agua que logra recaudar, pero esta  tarea lo deja demasiado cansado.

“Pedimos a las autoridades correspondientes que pongan atención a las áreas dañadas por la falta de agua, y que brinden ayuda  a las familias afectadas, porque muchas solo comen una vez al día”, resaltó  Jerónimo Pérez Fajardo, de la aldea San Miguel Conacaste, Sanarate.





“Mi familia y yo no tenemos para la comida porque el poco ahorro de dinero lo invertimos para sembrar, ya que nuestra esperanza era incrementarlo  en la cosecha”, relató Pérez Fajardo.

Margarita López, vecina  de San Agustín Acasaguastlán, indicó: “No vemos que las autoridades hagan algo por mejorar el servicio de agua entubada, y mucho menos velen por las personas en tiempo de sequía.

Juan Raquel Pérez, agricultor de San Pedro Pinula, Jalapa, dio a conocer: “Aquí llueve muy poco y ahora la situación la vemos muy grave, pero esperamos con fe que el invierno se normalice y ver si nos podemos recuperar en la segunda siembra”, señaló.





Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquiérala aquí.

*Con información de H. Contreras, H. Oliva, E. Paxtor, C. Ventura, C. Grave.