Volcán de Fuego mantiene actividad

El volcán de Fuego produjo este lunes un flujo de lava de hasta mil 800 metros, acompañado de avalancha y caída de ceniza en comunidades alrededor del cono, reportó el Insivumeh.

Por Melvin Sandoval / Escuintla

Vista del volcán desde el centro capitalino. (Foto Prensa Libre: Antonio Jiménez)
Vista del volcán desde el centro capitalino. (Foto Prensa Libre: Antonio Jiménez)

El informe del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) confirma que el volcán de Fuego de nuevo entró en una fase efusiva de erupción.

El nuevo período eruptivo del cono cumple el patrón que durante todo el año ha registrado, según la información del Insivumeh.

Hasta ahora el peligro más próximo lo representa el flujo de lava y avalanchas débiles hacia la barranca Las Lajas, al sur del volcán.

Fuentes incandescentes de 200 a 300 metros de altura sobre el cráter también son parte de la erupción visible en la capital, Escuintla y Sacatepéquez.

La probabilidad que se generen flujos de lava en las barrancas Trinidad, Las Lajas y Santa Teresa son altas, así como los retumbos y sonidos de desgasificación en un radio de hasta 13 kilómetros.





El boletín especial emitido por el Insivumeh también confirma columnas de ceniza de hasta cinco mil metros sobre el nivel del mar, desplazándose al oeste y suroeste, hasta una distancia de 20 kilómetros.

Hay caída de ceniza en las aldeas Panimache I y II, Morelia, Santa Sofía, El Porvenir y Sangre de Cristo, con la posibilidad que la caída de ceniza se extienda más al sur.

El Insivumeh ya elevó la alerta a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), así como a la Dirección de Aeronáutica Civil para tomar las precauciones en el control del tránsito aéreo.





Lava recorre el cono

“Se han escuchado explosiones y se le han observado tres ríos de lava descendiendo hacia las comunidades La Barranca, Honda, El Jute y La Trinidad", dijo Junior Salguero, gobernador de Escuintla.

El funcionario agregó que hasta el momento no hay reporte de daños materiales ni personales, pero esto se determinará con el monitoreo que las autoridades mantendrán sobre la actividad volcánica.

Carlos Rosales, poblador de la aldea El Rodeo, refirió que esta actividad ha estado desde el sábado último pero se incrementó este lunes.

Señaló que ha estado pendiente del volcán y no ha parado de salir fuego del cráter. “No sabemos qué hacer, porque las autoridades no se han hecho presentes en este lugar para darnos instrucciones en caso que ocurra algo peor”, indicó.

La vecina Sonia Barrios expuso que se escucha un ruido como de motor de avión y explosiones que lanzan rocas y ceniza.

“Tenemos miedo que las erupciones se incrementen y que ocurran daños en las comunidades cercanas”, manifestó Barrios.

Antecedente

El pasado 5 de noviembre, el Volcán de Fuego de Guatemala, situado a 50 kilómetros al suroeste de la capital, registró  explosiones débiles acompañadas de retumbos.

El coloso también mantuvo una columna de ceniza de hasta cuatro mil 800 metros de altura sobre el nivel del mar, según el boletín del Insivumeh.