Justicia

Habilitarán hospital para cárcel, pero médicos temen atender a reos

Hospital dentro de una cárcel está listo para atender consultas y cirugías a partir de febrero, pero "lo más difícil" es encontrar a los médicos que quieran atender a los reos, aseguró el ministro de Salud. 

Por Henry Estuardo Pocasangre y César Pérez Marroquín / Guatemala

En dos clínicas móviles se atienden a los privados de libertad, luego del atentado en el Hospital Roosevelt, en agosto del año pasado.
En dos clínicas móviles se atienden a los privados de libertad, luego del atentado en el Hospital Roosevelt, en agosto del año pasado.

El Ministerio de Salud se enfrenta a la tarea de buscar a los profesionales de la medicina que estén dispuestos a dar asistencia a los privados de libertad.

De acuerdo con el ministro de la cartera, Carlos Soto, a finales de enero tienen planificado habilitar el hospital especializado, pero el problema es que ningún médico quiere trabajar en ese centro.

Los profesionales requeridos son tres obstetras y cuatro cirujanos.

Soto aseguró que el hospital ya se encuentra listo, pero la cartera de Salud y el Ministerio de Gobernación no han podido resolver la contratación de los profesionales, y a quienes les han hecho la propuesta, no han aceptado debido al temor.

El ministro explicó que la solución que se han planteado con la cartera del Interior es la creación de una estrategia que garantice la seguridad para el personal médico y de apoyo que labore en el nuevo hospital carcelario.

Especializado

El centro asistencial para reos está instalado dentro de una cárcel, aunque Soto no quiso revelar la ubicación por seguridad.

En dicho centro los médicos podrán practicar cualquier tipo de procedimiento o intervención, con excepción de operaciones por trauma de cráneo y del corazón.

El equipo con el que cuenta el centro fue donado por el Hospital Roosevelt. El costo de funcionamiento mensual será de Q350 mil y el nosocomio estará bajo el resguardo de Gobernación y del Sistema Penitenciario (SP).

Cada mes los hospitales nacionales hacían entre 25 y 30 cirugías a presos, Soto estima que el nuevo hospital tiene la capacidad técnica para poder cubrir la demanda.

Hasta ahora funcionan dos clínicas móviles para atención a reos en Fraijanes y el Centro Preventivo de la zona 18.