Comunitario

Medallistas de la ciencia

Para estos jóvenes, la competencia no es en una pista, sino ante problemas y cálculos matemáticos de Física Fundamental, la cual podría resultar tormentosa para muchos, pero para ellos es un espacio para destacar.

Por Gustavo Adolfo Montenegro

Participantes: Luis Ixquiac Méndez (bronce), Daniel Granados, Diego José González (bronce) y Felipe Ixcamparic Choy representaron al país en la final del certamen en Uruguay. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Participantes: Luis Ixquiac Méndez (bronce), Daniel Granados, Diego José González (bronce) y Felipe Ixcamparic Choy representaron al país en la final del certamen en Uruguay. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Cuatro estudiantes guatemaltecos lograron clasificar para asistir a la XXI Olimpiada Iberoamericana de Física, celebrada a finales de septiembre. Contra otros 68 cerebros de todo el continente, consiguieron dos medallas de bronce.

“Prepararme para esta competencia fue uno de los factores más desafiantes, además del tiempo que debía dedicar a las clases de bachillerato”, cuenta Luis Alfredo Ixquiac Méndez, del colegio Don Bosco, medallista, quien aconseja a los estudiantes que temen a la Matemática y a la Física un cambio de actitud y que pierdan el temor.

“Se basan en la lógica. Una cosa lleva a otra, como una cadena. Si en algún momento no entiendes algo y te parece sumamente difícil, seguramente es porque no conoces algún concepto previo”, comenta.

Le sorprendió el desarrollo y atención que tienen las ciencias exactas en países como Brasil, España y Perú, que lograron medallas de oro.

No duda de que en el país haya potencial, pero atribuye al desinterés a la poca valoración de las ciencias.

“La tecnología no es algo que aparezca por arte de magia. Cada artilugio moderno requirió de conocimientos previos que fueron adquiridos a través de la ciencia, y por eso hay que desarrollarla en Guatemala”, dice Diego González, del colegio Montano Cortijo, quien también obtuvo medalla de bronce.

No cansarse de aprender

El ingeniero Adolfo Tuna Aguilar, quien acompañó a la delegación guatemalteca, ve necesario “motivar a las próximas generaciones de estudiantes a tener interés en el estudio de la Física”.

No es solo cuestión de quienes aprenden, sino también de quienes enseñan, por lo cual resalta la necesidad y la posibilidad de que los maestros se capaciten y actualicen.

“La Universidad de San Carlos de Guatemala cuenta con el programa Galileo, el cual busca la tecnificación de profesores en servicio, preparándolos en teoría y práctica, logrando la participación de profesores de varios departamentos del país, con lo cual se espera inspirar a otras universidades a desarrollar programas similares”, comenta.

Considera que la participación guatemalteca fue exitosa, en relación con la población estudiantil de otros países.

Romper paradigmas

Otro representante guatemalteco, Diego Antonio Granados, del colegio Mariano y Rafael Castillo Córdova, considera que las ciencias físicas no deben ser encasilladas como una cuestión para “genios”.

“Las ciencias unen personas; no existen límites para lo que uno desea. En la Olimpiada conocí a personas que amaban la Física, pero también era músicos, deportistas, bailarines, programadores, cantantes”, relata.

Sobre la dificultad de la materia dice: “Nada valioso es fácil de aprender; todo lleva su tiempo y su orden. La Matemática y la Física, así como otras, son áreas en las cuales para poder seguir avanzando debes conocer bien temas anteriores. Como una pirámide, no puedes construir la siguiente parte si no has terminado la anterior”, manifiesta.

Para ninguno de los participantes ha sido un camino fácil, por diferentes circunstancias

Felipe Ixcamparic Xoy viaja todos los días desde y hacia San Andrés Itzapa, Chimaltenango, para estudiar en la capital. A sus horas regulares de estudio se sumaron las de la Olimpiada, pero está dispuesto a seguir esforzándose, porque su sueño es compartir sus conocimientos y elevar el nivel del aprendizaje de las ciencias en Guatemala.

Atletas intelectuales

Las Olimpiadas Iberoamericanas de Física se celebran desde 1991.

  • En esta competencia participan estudiantes  que clasifiquen a través de las pruebas nacionales y regionales. Cada país envía una delegación.
  • En ella  pueden participar todos los países  pertenecientes a la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.
  • Dentro del temario de la competencia figuran mecánica de partículas, fluidos y sólidos; termodinámica, oscilaciones, electricidad y magnetismo.