Embajador  de EE.UU. afirma que deportaciones continuarán

Durante un foro que efectuaron universidades públicas y privadas en Huehuetenango, el Embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, fue enfático en asegurar que las deportaciones de guatemaltecos no se detendrán; sin embargo, en la actividad se resaltó que la educación es una herramienta para contrarrestar la migración. 

Por Mike Castillo / Huehuetenango

Vista del foro sobre migración efectuado en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).
Vista del foro sobre migración efectuado en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).

El foro denominado “Aspectos culturales y efectos sociales de la migración irregular” se desarrolló en la Universidad Da Vinci de Guatemala, ubicada en la zona 4 de Huehuetenango, donde Robinson dijo que la migración es un tema que preocupa a la Casa Blanca, por lo que se ha diseñado un plan de cooperación entre EE.UU. y

Centroamérica, que busca en primera instancia incrementar la seguridad ciudadana, la prosperidad y fortalecer la gobernabilidad. 

Añadió que la situación se debe analizar de forma meticulosa para ofrecer soluciones reales a problemas reales, por lo que el papel de las universidades es invaluable al abordar el tema de la migración. 

Resaltó que es importante llamar la atención al sector privado de la región, ya que debe dar empleo. Dijo que las deportaciones continuarán, porque es un delito que las personas entren a Estados Unidos de forma irregular, ya que cada país tiene sus reglas.

Peligros en el camino

Señaló que los viajeros encuentran muchos peligros en el camino y no todos sobreviven; aparte, es un proceso destructivo para el migrante y las comunidades que quedan atrás, ya que tiene efectos negativos en particular cuando no se cumple el objetivo.

A decir del diplomático, el que adultos entreguen principalmente a sus niños en las manos de delincuentes es un tema peligroso. “El tráfico de personas es ilegal, porque ponen a niños en manos de criminales”, enfatizó.

Resaltó que quienes emprenden el viaje, no solo invierten una fuerte suma de dinero; además, se exponen a traumas físicos, sexuales y mentales.

Educación

“Tengo esperanza que la juventud brillante y orgullosa de ser guatemalteca quiera poner en alto el nombre de su país, y lo va hacer con educación y dejará de migrar”, afirmó Robinson, quien añadió que para atender la migración se deben conocer las raíces y sus impactos, con el fin de enfocarse en estas dos líneas y tomar acciones con verdaderos resultados. 

Para José Cyrano Ruiz, rector de la Universidad Da Vinci de Guatemala, un traficante de personas puede convencer a un joven de invertir Q50 mil o más para la travesía, pero sin garantías de llegar,  y de lograrlo le depara años de vida al margen de la ley.

“Existen miles de universitarios que no encuentran un trabajo acorde a su profesión, las universidades perdemos la lucha contra los traficantes”, manifestó el académico.

Faltan mecanismos

El rector sostiene que es importante que desde la educación se puedan crear los mecanismos de oportunidad para que los jóvenes no migren. “Ya existe un colosal muro fronterizo que ha estado invisible y la frontera donde se levanta no es lo geográfico, es el desierto del subdesarrollo”, resaltó.

Señaló que para tener éxito no es necesario irse de Guatemala, ya que la educación superior tiene el compromiso de meterse de lleno para hacer propuestas y ofrecer alternativas. “No basta con que se inscriban en la  universidad, deben tener algo laboral o empresarial que ofrecerles y hacia eso debemos enfocarnos”, dijo el profesional. 





Según el viceministerio de Educación Bilingüe, del total de migrantes entre 15 y 24 años, el 46.3% son hombres y el 38 por ciento mujeres, quienes solo cuentan con educación primaria. Añade que esto es una manifestación que principalmente los que migran, han sido excluidos del sistema educativo nacional.

Se detalla que la tasa de cobertura en ciclo básico ha dejado al margen a por lo menos 800 mil adolescentes entre 13 y 18 años; además, un total de 1.6 millones escolares están fuera de la cobertura educativa.

Resalta que se deben implementar certificaciones para migrantes que son deportados y han aprendido un oficio; también implementar qioscos informativos para que los adolescentes aprendan una actividad y sean actores del cambio y desarrollo en su comunidad.



Muchos menores cruzan el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México, en su viaje hacia Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Muchos menores cruzan el río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México, en su viaje hacia Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).


Aumenta migración

A cada 17 minutos un menor guatemalteco es detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos, lo que deja al descubierto que la migración de niños y adolescentes, en su mayoría sin compañía de un adulto, va en aumento, situación que preocupa a activistas que señalan que el problema tienen mayor incidencia en la provincia.

La también: Niños se van por violencia