Feligreses visitan imagen del Nazareno de Santa Ana Huista

Feligreses procedentes de distintos departamentos, Centroamérica y México acuden en peregrinación al Santuario de Jesús Nazareno, en la Parroquia de Santa Ana Huista, Huehuetenango, a cuya imagen le atribuyen milagros, razón por la cual llegan en penitencia a visitarla durante la Cuaresma.

Por Mike Castillo / Santa Ana Huista

Feligreses de Guatemala  y del sur de México visitan imagen del Nazareno de Santa Ana Huista, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Feligreses de Guatemala y del sur de México visitan imagen del Nazareno de Santa Ana Huista, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Autoridades de la parroquia aseguran que durante 40 días, unos 150 mil religiosos principalmente de México, Honduras, Guatemala y el Salvador, llevan ofrendas florales y veladoras; adultos acompañados de niños hacen largas filas para pasar frente al camarín de cristal donde se resguarda la imagen de Jesús Nazareno.

Ángel de Arsia, religioso que colabora en la parroquia, explicó que desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Resurrección, pero principalmente durante el cuarto viernes de Cuaresma, los peregrinos visitan la imagen que fue consagrada por el Obispo Rodolfo Francisco Bobadilla Mata, en 1998.

Aunque no existe un registro de la fecha en la que fue esculpida la imagen, para el pueblo católico la fe y devoción que se le tiene ha permitido que miles visiten el santuario durante esta temporada, pues atribuyen milagros.

Federico Solano, vecino procedente de Chiapas, México, aseguró que junto a su familia cada año visitan este lugar para agradecer un buen año con salud y abundancia, lo que asegura le debe al Nazareno, a quien no dejan de visitar desde que era niño, junto a sus padres, y ahora lo hace acompañado de su esposa e hijos.

Agregó que pasar de rodillas a visitar la imagen no solo es una penitencia, sino la forma de agradecer los favores obtenidos de Dios, manifiestos mediante Jesús Nazareno, por lo que le ofrendan arreglos florales, candelas y veladoras, ya es una tradición para muchos mexicanos que han convertido este santuario en su destino de fe.

Micaela Montejo, oriunda de Jacaltenango, Huehuetenango, explicó que ella madrugó a las 5 horas para obtener un buen lugar y agradecer el haber sanado a su madre y el haber obtenido un empleo. “Nuestra fe en Dios es lo que hace los milagros que son representados por nuestro Nazareno”, indicó.

Aseguró que para los católicos, esta imagen es de trascendencia porque es la primera consagrada en ese departamento, aparte, es un ícono de la fe en la región Huista, pues se encuentra en Santa Ana, que es el primer municipio de esa área.

Para los santanecos el periodo cuaresmal significa una oportunidad de demostrar su hospitalidad, es por ello que muchos aún conservan la tradición de abrir las puertas de su vivienda a los visitantes para hospedarlos durante su estadía.

De acuerdo con De Arsia, la cantidad de peregrinos solo el cuarto viernes supera los 40 mil, razón por la cual desde el lunes sacan las bancas del templo para permitir la estadía de la feligresía, que llega por distintos medios, algunos hacen caminatas, otros ingresan al pueblo de rodillas o llevan ofrendas de acuerdo con los milagros obtenidos.

Tradición de antaño

Uno de los eventos que acapara la atención de propios y extraños es la llegada de una imagen pequeña de Jesús Nazareno, la cual, aunque es de la parroquia, cada año es entregada a una familia de peregrinos mexicanos, que se la llevan para visitar durante todo el año los hogares de comunidades fronterizas en el vecino país.

En esta ocasión ha sido para la comunidad de Comalapa, y por ser el segundo viernes de Cuaresma es devuelta mediante una procesión y una fiesta religiosa que incluye devoción, música y gastronomía.

De Arsia aclaró que la familia que asume la responsabilidad de llevarse la imagen la devuelve para la feria en honor de Santa Ana, y de nuevo se la llevan. “Esta imagen es una versión pequeña de la consagrada, aunque es de Santa Ana Huista, nuestros hermanos mexicanos se la llevan como parte de una tradición”, aseguró el religioso.

María Guadalupe González Castellanos, originaria de Frontera Comalapa, Tapachula, en el Chiapas, explicó que desde hace 15 años es la encargada de llevar la imagen del Señor a su vivienda, donde acuden feligreses que le piden permiso para llevársela, con la cual recorren diferentes comunidades en el vecino país.

Aseguró que es milagrosa, y en su caso los médicos le dijeron hace 13 años que no podría quedar embarazada. Durante una visita al Nazareno pidió un varón y al año exacto, resultó embarazada de José Fabián García González.

Indicó que existe una hermandad en ambos países que se une durante esta época cuaresmal, con el traslado de la réplica de Jesús Nazareno.

Juan José Moreno llegó en peregrinación junto a sus dos hijos y su esposa Claudia Velasco García, pues señaló que los médicos le diagnosticaron que ella que no podrían tener más hijos, sin embargo, al encargarse de confeccionar un vestido para el Nazareno, pidieron una niña y hace cuatro meses resultó embarazada, para su sorpresa antes de viajar a Guatemala el médico les informó que se trata de una niña.