JED teme conflictos electorales en Huehuetenango

Autoridades de Huehuetenango temen conflictos antes, durante y después de las votaciones del próximo 6 de septiembre en por lo menos 25 municipios, de los cuales nueve están identificados como punto rojo.

Por Mike Castillo / Huehuetenango

La subestación de la Policía Nacional Civil de Barillas, Huehuetenango, fue incendiada por pobladores y expulsaron a los agentes en el 2013.
La subestación de la Policía Nacional Civil de Barillas, Huehuetenango, fue incendiada por pobladores y expulsaron a los agentes en el 2013.

Según un estudio efectuado en ese departamento, los municipios con mayor riesgo de disturbios son   Barillas, San Pedro Soloma, San Juan Ixcoy, Santa Eulalia, San Mateo Ixtatán, Aguacatán, Santiago Chimaltenango, San Pedro Necta y Cuilco.

Felipe Osorio Mojarás, presidente de la Junta Electoral Departamental (JED),  asegura que en estos lugares  se cree  puede haber problemas pese a que se han firmado pactos de no agresión entre los fiscales de las distintas

agrupaciones políticas. “El ambiente hostil entre distintas agrupaciones políticas  nos pinta unas elecciones generales realmente complicadas en varios municipios del departamento”, manifestó.

“En municipios  como San Pedro Soloma, autoridades informaron en una reunión efectuada este jueves en la gobernación  que hay amenazas anónimas  de que al realizar el conteo de  votos y no ganar determinado candidato grupos armados podrían ocasionar enfrentamientos”, agregó.

Vayron Herrera, delegado de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, dijo que la reelección de alcaldes en por lo menos 25 municipios eleva el riesgo de problemas en estos comicios,  debido a la inconformidad que pueda existir con los resultados.

El funcionario explica que a esto se suma que en sitios como San Pedro Necta  ha habido enfrentamientos entre simpatizantes de partidos políticos,  lo que aviva diferencias personales que pueden convertirse en un problema difícil de manejar.

Da a conocer que otro aspecto es que en algunos municipios quienes ya fueron alcaldes buscan regresar a la administración, lo que genera expectativa en sus bases.

Según  Érick Villatoro,  de la Procuraduría de los Derechos Humanos,  el ambiente en Huehuetenango es propicio para tener elecciones complejas, por lo que se halla entre los departamentos con mayor riesgo   a causa de antecedentes.

Quema de urnas

La quema de urnas y papeletas en lugares  como San Mateo Ixtatán y San Pedro Soloma, sumado a conatos de conflictos en Chiantla, Tectitán y San Pedro Necta, pone un plus a lo que se pueda venir.

Villatoro advierte de que  800 agentes policiales  no serán suficientes para brindar protección a los ciudadanos, no solo de tránsito,  sino donde estarán ubicados  los centros de votación.

Wálter Romero, fiscal distrital del Ministerio Público, informó que seis equipos estarán de turno para cubrir cualquier contingencia.  “El personal de turno  trabajará normalmente delitos comunes y de violencia contra la mujer, y aparte hay grupos de trabajo en centros de votación; es decir, que el personal  trabajará al cien por cien”, resaltó.

Keneth Mérida, gobernador, indicó  que ha sostenido reuniones con jefes policiales para que haya presencia en el proceso electoral en la zona norte, principalmente “tenemos solicitudes de algunas municipalidades para que regrese la Policía, lo cual  es un avance”.

Adquiera la versión digital de Prensa Libre aquí, y lea la nota completa.