Refugiados en Chiapas están olvidados por el Estado

Casi 20 años después de la firma de los Acuerdos de Paz, al menos 91 familias permanecen aún refugiadas    en seis comunidades de La Trinidad, Chiapas, México, donde viven en la miseria y olvidados por el Estado, en covachas   construidas de madera, piso de tierra, techo de lámina y sin acceder a los servicios básicos.

Por Mike Castillo y Oscar Felipe

Las familias de Nentón, Huehuetenango, que huyeron a Chiapas, México, viven en covachas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Las familias de Nentón, Huehuetenango, que huyeron a Chiapas, México, viven en covachas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

El 18 de julio de 1982 los pobladores de Yalambojoch, Yushquén, El Aguacate y Yalcastán,   Nentón, Huehuetenango, abandonaron sus tierras y caminaron hasta cruzar la frontera para llegar a México, donde permanecen  desde hace   34 años.

Un día antes, el Ejército incursionó en el área y  según el caso ilustrativo número 18 del informe  Guatemala, memoria del silencio, elaborado por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), los militares reprendieron a la población y arrasaron con varias de las comunidades, debido a que en la zona existían tres campamentos del  Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP).

Es el último grupo de refugiados del conflicto armado interno, —1960 a 1996— y desde el 2013 comenzaron el proceso para retornar al país, aunque afrontan  inconvenientes porque el Fondo de Tierras (Fontierras) entregó sus terrenos   a   campesinos que se asentaron en Yalcastán Buena Vista y Yalcastán La Ciénega.

El Gobierno les ofreció comprar una finca en Chiquipur, Chisec, Alta Verapaz, aunque esa promesa no se ha cumplido.



Viven en abandono

Prensa Libre visitó las comunidades de guatemaltecos en  La Trinidad  y constató el abandono y la pobreza en la que viven unas 540 personas, pues sobreviven del trabajo que efectúan para  mexicanos, que por un día laboral les  pagan 70 pesos (Q29.48).

“La vida que llevamos da pena. No sé si al Gobierno de Guatemala no le da vergüenza —por el abandono—”, lamenta Pascual Tórrez Tórrez, quien añadió que las autoridades mexicanas tienen programas de ayuda, pero solo para sus ciudadanos.

Juana Tórrez Martín, de 60 años, cuenta que todos los días se levanta a las 5 horas a preparar la comida para salir al campo junto a su esposo.

“Lo poco que podemos hacer (trabajo de campo), es muy mal pagado”, señaló. 

Juan Tórrez no oculta su frustración por vivir en un país sin oportunidades. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Juan Tórrez no oculta su frustración por vivir en un país sin oportunidades. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)


Diego Tórrez Tórrez, otro refugiado, dijo que está cansado de alquilar terreno para la siembra de maíz, pues cada año debe pagar dos mil pesos (Q842.18).

Los campesinos cuentan que rentar una hectárea de tierra cuesta mil pesos (unos Q421) y deben pagar 800 pesos (Q336.87) por tres varas de leña (aproximadamente dos metros cúbicos).

Además, el empleo es escaso y las fincas vecinas, cuando saben  que son guatemaltecos los “explotan” y algunos solo les pagan   50 pesos (unos Q21).

“La falta de documentos hace que se aprovechen de nosotros al pagar menos y nos discriminan porque no somos de aquí”, señaló Pascual Tórrez.

Por ello, sus casas son covachas y sus muebles son tablas o troncos. No tienen acceso a drenajes,  el agua es limitada y por vivir en zona rural desconocen sobre el internet y tampoco cuentan con  servicio de  salud estatal.

Recuerdos de terror

Juana Jorge Gómez, de 63 años, no pudo contener las lágrimas al recordar que sus siembras, sus animales y pertenencias fueron quemadas por el Ejército, horas después de    haber escapado a México.

34

  • años hace que guatemaltecos salieron de Nentón y se refugiaron en Chiapas, México
Juan Tórrez Paiz, 75, es uno de los 16 abuelos que sobreviven del grupo que salió de Nentón. Aún recuerda cómo el Ejército llegó y violó a las mujeres y mató  a pobladores.

Según la CEH, este caso es ilustrativo de la aplicación, en Huehuetenango, de las denominadas operaciones de “tierra arrasada”, concebidas para el aniquilamiento de civiles que apoyaban a la guerrilla.

Adolfo Tadeo García  relató que sus sueños están muertos, pues no encuentra  alternativa para superarse en una tierra lejana, sin oportunidades para quienes se  refugiaron con el fin de  salvar sus vida.

Tadeo explicó que   son tres generaciones de refugiados y están cansados de la pobreza en la que viven. Sueñan con  regresar a Guatemala, tener la  finca que se les ofreció para comenzar  a desarrollarse en algo propio y dejar de depender de jornales de hambre.



Los refugiados en Chiapas, México, exigen una solución al presidente Jimmy Morales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Los refugiados en Chiapas, México, exigen una solución al presidente Jimmy Morales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)


Piden certeza

Acerca del ofrecimiento de tierra que hizo el Gobierno, Fontierras informó que esa entidad   hizo el estudio   de la finca, que tiene un costo de Q19 millones; sin embargo, la Comisión Nacional de Resarcimiento (CNR) asumió la responsabilidad de   la compra, aunque no cuenta con fondos.

Sebastián Tórrez Tórrez, presidente de la Asociación Yalcastán para el Desarrollo Guatemalteco (Aydeg), informó que luego de un proceso de negociación con la Secretaría de Asuntos Agrarios, Fontierras y el  CNR aceptaron la compra de una finca a cambio de sus tierras, para evitar un nuevo enfrentamiento con la población que tiene ocupadas sus propiedades.

Recordó que el entonces presidente Otto Pérez Molina, ahora preso y señalado de corrupción,  les dijo que había fondos para comprar la finca; sin embargo, tres días antes de que se efectuara el pago, presentó su renuncia.

Con la compra se solucionarían dos problemas, los refugiados podrían regresar a Guatemala y  los campesinos de  Buena Vista y La Ciénega tendrían certeza jurídica sobre las tierras que “invadieron”.

“Es obligación del Estado  —proporcionar las tierras—. No queremos conflictos, pero la gente quiere retomar sus tierras y si el presidente no responde será su culpa lo que pueda ocurrir”, advirtió Tórrez.