Sentencian a pareja por el plagio y homicidio de un niño

El Tribunal de Sentencia de Huehuetenango condenó a 80 y 20 años de prisión a una pareja, luego de hallarlos culpables por el delito de plagio o secuestro y asesinato en contra de un niño de ocho años, originario del caserío Tuipocomal, aldea Max, Todos Santos Cuchumatán. 

Por Mike Castillo / Huehuetenango

Santos García Díaz y Petronila Carrillo Marroquín captados en el Tribunal de Sentencia de Huehuetenango, donde el viernes último fueron sentenciados por el deligo de plagio y asesinato. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Santos García Díaz y Petronila Carrillo Marroquín captados en el Tribunal de Sentencia de Huehuetenango, donde el viernes último fueron sentenciados por el deligo de plagio y asesinato. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Se trata de Santos García Díaz, quien fue sentenciado a 40 años de prisión por el delito de plagio o secuestro y otros 40 por el asesinato del pequeño Irineo Bautista Carrillo, quien fue privado de su libertad cuando se dirigía a la escuela de su comunidad, donde cursaba segundo primaria, hecho que se registró el 6 de junio del 2014.

El tribunal impuso una pena de 20 años de cárcel por plagio o secuestro en grado de complicidad,  contra Petronila Carrillo Marroquín, quien prestó su cuenta bancaria para que los familiares del menor depositaran el dinero que exigían. Se conoció que en principio pidieron Q250 mil, sin embargo, se logró reducir, monto que no fue divulgado por las autoridades.

Julio Baquiax, presidente del citado Tribunal, informó que a lo largo del debate oral y público se pudo comprobar por el Ministerio Público (MP) que García Díaz,  quien laboraba como guardia de seguridad privada en una vivienda, secuestró al menor, luego lo mantuvo a su víctima en la casa que cuidaba.

"Se condenó a la señora por plagio o secuestro con pena de 20 años, sin embargo, se debe estudiar la sentencia para presentar la apelación, pues el MP no probó la responsabilidad de ese hecho”. José Galindo, abogado de la Defensa Pública Penal.

La investigación concluyó que luego que el ahora sentenciado logró el beneficio económico le cegó la vida con un objeto cortante. Testigos confirmaron que Díaz buscó ayuda de familiares a quienes dijo que había cometido un ilícito.

Peritos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) confirmaron que la muerte del menor fue de forma violenta, sumado a ello se presentaron grabaciones de las llamadas que se hicieron a la familia para negociar el rescate, el acusado reconoció haber llevado a cabo ese proceso de negociación, sin embargo, adujo que fue obligado por otro hombre.

Hilda Reyes, fiscal del MP, dijo que este es un logro importante para Huehuetenango, porque se hizo justicia en un caso que vedó la vida un inocente; la sentencia condenatoria es justa, agregó.

“Estamos satisfechos esperamos que quede firme en la sentencia, pero además sabemos que hay otros implicados por lo que el caso se continua en investigación porque hay otros implicados”, añadió.

La fiscal mencionó que la familia, si bien no recuperará a su hijo, se mostró satisfecha porque se hizo justicia. Adelantó que está pendiente la captura de otros dos implicados.

José Galindo, abogado de la Defensa Pública Penal, dijo que  está en contra de la resolución dictada por el Tribunal: “se condenó a la señora por plagio o secuestro con pena de 20 años, sin embargo, se debe estudiar la sentencia para presentar la apelación, pues el MP no probó la responsabilidad de ese hecho”, indicó.

Galindo informó que Santos García Díaz y una hermana llegaron a la casa de Petronila Carrillo Marroquín, y con la excusa que un patrón le depositaría un dinero ella prestó su cuenta y por esta acción fue vinculada al caso, sin embargo, no participó.



Santos García Díaz fue sentenciado a 40 años de prisión por el delito de plagio o secuestro y otros 40 por el asesinato del pequeño Irineo Bautista Carrillo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Santos García Díaz fue sentenciado a 40 años de prisión por el delito de plagio o secuestro y otros 40 por el asesinato del pequeño Irineo Bautista Carrillo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)