Viaje de migrantes  salvadoreños termina en tragedia  

Misterio rodea un accidente de tránsito que ocurrió en la aldea Momoscheq´an, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, en el cual murieron cuatro personas y 15 resultaron heridas; la mayoría de los afectados son salvadoreños que viajaban hacia los Estados Unidos para huir de la violencia que azota su país. 

Por La Redacción / San Mateo Ixtatán

Microbús en el que viajaban las personas heridas y las que murieron. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).
Microbús en el que viajaban las personas heridas y las que murieron. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).

Según relataron algunos de los sobrevivientes, el hecho ocurrió el martes último cuando el piloto del microbús C-712BHS conducía a excesiva velocidad, pues según ellos,  eran perseguidos por una unidad de la PNC, extremo que no ha sido esclarecido por parte de las autoridades.

En el lugar del percance murió la menor Mechel Batres Batres y tres personas más que no han sido identificadas; además, al Hospital Regional de Huehuetenango fueron trasladadas 15 personas, entre ellas cuatro en estado grave.

Hugo Oroxom, director del referido centro asistencial, informó que los pacientes sufrieron golpes, heridas cortantes, fracturas y traumas en distintas partes del cuerpo.

Añadió que  luego de recibir asistencia médica, cinco personas fueron egresadas, pero 10 permanecen internadas para su recuperación.

Viaje 

Algunos de los heridos narraron que salieron de El Salvador el sábado 26 de marzo,  y que pagaron US$3 mil 500 (Q26 mil 600), por persona para que un traficante de personas los llevara a EE. UU.

Autoridades informaron que el piloto del microbús escapó del lugar; además, se investiga la vivienda donde estuvo el grupo, pues según relataron los afectados, eran unos 40 salvadoreños, de los cuales solo la mitad culminó el viaje rumbo a la frontera con México.

Huyen de la violencia

Algunos de los afectados, quienes pidieron omitir su nombre a cambio de ser entrevistados, relataron el terror que vivieron durante el accidente.

Una mujer, con golpes en el rostro y en otras partes del cuerpo, relató cómo ocurrió el hecho, en el cual la más pequeña de sus hijas murió; mientras, que otra también sufrió múltiples heridas. 

“Para mí todo fue como un sueño. Cuando desperté ya estaba en la orilla de la carretera”, dijo la afectada, quien detalló que pagó US$7 mil (Q53 mil 550) a un coyote para que la llevara a los EE. UU. junto a sus hijas, y así escapar de la violencia en su país.

“En el lugar donde vivo, cada viernes hay matazón de gente. Mi esposo, quien está en EE. UU. me pidió que viajara para reencontrarnos, pero nunca imaginé que sucedería esta tragedia”, comentó entre lágrimas y desconsuelo, pues aseguró que no tiene recursos para regresar a su país y no sabe cómo reclamar el cuerpo de su pequeña.

Además, un adolescente de 16 años, con la pierna rota y raspones en el rostro, afirmó que emprendió el viaje solo, porque en su país ya no se puede vivir en paz.



Una de las heridas se recupera en el Hospital Regional de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre).
Una de las heridas se recupera en el Hospital Regional de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre).


Añadió que en El Salvador dejó a su padre y un hermano, a quienes prometió mandarlos a traer.

Explicó que pese a lo ocurrido, espera recuperarse por completo y continuar su viaje. “Yo tengo que llegar. Confío en Dios para poder hacerlo y ayudar a mi familia”, aseguró el joven.

Otra historia de frustración fue relatada por Sonia, de 18 años, quien viajaba junto a tres familiares para buscan una vida mejor, pues aseguraron que el clima de violencia que se vive en El Salvador ha cerrado las puertas al desarrollo.

Sonia se recupera de fracturas y otros golpes, al igual que el resto de migrantes que fueron sorprendidos cuando ocurrió el accidente, pues la mayoría de pasajeros del microbús dormía, y cuando despertaron se hallaron a la orilla de la carretera.

Se trató de obtener la versión de las autoridades de la Comisaría 43, pero no quisieron brindar declaraciones respecto del caso. 

Heridos identificados

  1. Jaqueline Rosemary de la Cruz Rodríguez, de 27 años.
  2. Sonia Beatriz Guillén Ramírez, 18.
  3. Ana Ayala, 36.
  4. Digna Batres, 31.
  5. Teresa García 48.
  6. Héctor Morales, 29.
  7. José Efraín Morales, 18.
  8. Jerson Isaac Gutiérrez García, 16.
  9. Sabrina Magaly Batres Batres, 3.
  10. Rodrigo Esteban Morales de la Cruz, 7.
  11. Edenilso de Jesús Escobar Guillen, 12.
  12. Cristian Torres, 13.
  13. Cristian Alexis Osegueda Luna, 11.
  14. Jessica Guzmán Guillén, 14.