Vecinos tienen dos meses sin servicio de agua entubada

Un grupo de pobladores y estudiantes del cantón Cerro Grande, Chiantla, Huehuetenango, se manifestaron frente a la comuna para quejarse que desde hace dos meses no cuentan con servicio de agua entubada.

Por Mike Castillo / Chiantla

Pobladores manifiestan frente a la comuna de Chiantla para pedir servicio de agua. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).
Pobladores manifiestan frente a la comuna de Chiantla para pedir servicio de agua. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).

Zurama de Ramírez, una de las afectadas, dijo que han solicitado reunirse con las autoridades ediles para exponer su demanda, porque pese a ofrecimientos, el problema no ha sido resuelto de fondo.

Sandra López, ama de casa, dijo que algunos niños padecen de enfermedades gastrointestinales a causa del problema. 

Resaltó que se les afirmó que serían abastecidos con camiones cisterna; sin embargo, no están de acuerdo porque es agua contaminada, lo que aumenta el riesgo de enfermarse.

Recordó que el 13 de este mes, una comisión fue a verificar si hay agua en el manantial de donde se abastece la cabecera municipal, y confirmó que  existe caudal, por lo que señalan al alcalde Carlos Alvarado, de haberlos engañado, pues cuando han acudido  a la comuna a pedir el servicio, la respuesta es que bajaron los caudales.

La afectada dijo que se reunieron con vecinos de la aldea Sibilá, quienes cortan el servicio de agua, debido a que tienen un conflicto con el jefe edil, quien según ellos, se ha negado a dialogar y las consecuencias afectan a vecinos de Cerro Grande.

Franklin López, estudiante, dijo que algunos de sus compañeros se han enfermado por la suciedad de los sanitarios, a causa de la escasez de agua entubada. 





Alcalde se pronuncia

El alcalde Carlos Alvarado aseguró que han efectuado reuniones con representantes de los vecinos afectados, con el fin de solucionar la escasez. Resaltó que la comuna envió  camiones cisterna para abastecerlos, pero algunas personas lanzaron piedras a los vehículos.

Afirmó que el origen del problema se debe a  que la comuna tiene escrituras del nacimiento de agua ubicado en la aldea Sibilá, pero los documentos datan de 1,932; mientras que los vecinos de esa comunidad tienen unas de 1,982, por lo que no existe certeza jurídica de la propiedad.

“Hay una mala práctica de presionar a la autoridad, cortan el agua para que ser atendidos; esto es una extorsión y considero prudente que se presenten con peticiones  a través del Consejo Comunitario de Desarrollo”, enfatizó  Alvarado, quien aclaró que hasta ahora no hay ninguna nota en la que los inconformes soliciten algún proyecto.