Niño de 9 años que pesa 11 libras muestra la realidad de la desnutrición en oriente

La desnutrición severa que padece Alberto Arias Santiago, de 9 años, ha originado que actualmente pese 11 libras, cuando según médicos, su peso normal debería  ser de 65 libras.

Por Hugo Oliva / Jalapa

Blanca Santiago, lleva a en la espalda a su hijo Alberto Arias, quien padece desnutrición. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva).
Blanca Santiago, lleva a en la espalda a su hijo Alberto Arias, quien padece desnutrición. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva).

Debido a su padecimiento, Alberto no se puede valer por sus propios medios, por lo que su madre Blanca Santiago, 25, lo deber cargar;  además,  la mujer debe cuidar de sus otros dos hijos menores.

El caso de Arias se encuentra en los registros de la jefatura del Área de Salud de Jalapa desde que tenía 6 meses, pero debido a la falta de recursos económicos, la madre no lo llevó a su tratamiento y fue cuando cumplió 5 años que recibió atención de nuevo.

Luego la pobreza que afecta a su familia impidió que continuara con la atención médica y fue hasta el lunes de esta semana  que el menor fue rescatado por personal de la Secretaria de Seguridad Alimentaria y Nutricional y trasladado al

Hospital Nacional de Jalapa, donde recibe tratamiento.

Pocos recursos

Juan Arias Pérez, padre del menor,  indicó que trabaja en una finca y gana Q50 diarios, lo que no es suficiente para alimentar de forma adecuada a su familia.

Vinicio Osorio, pediatra, indicó que el peso normal de un niño de 9 años debería ser de 65 libras, pero Alberto Arias pesa solo 11 libras. Agregó que  hacen todos los esfuerzos para la recuperación del menor; sin embargo, el daño psicomotriz que sufrió  es irreversible.

Otro pediatra del hospital informó que esa institución perdió el control de la recuperación de Alberto, debido a la situación económica de su familia. Añadió que ahora tiene 9 años y su situación es crítica; además, no habla ni camina y depende de su madre. 

Blanca Santiago admite que por su difícil situación económica dejó de llevar al niño al Centro  de Recuperación Nutricional de San Pedro Pinula, donde la familia vive.

Añadió que residen en la aldea San José del referido municipio y debe caminar una hora con el menor en brazos hacia el área urbana de ese poblado.  Dijo que también su otra hija padece desnutrición, aunque no especificó la edad. 

“Desde hace varios años hemos perdido las cosechas y ya no tuvimos que comer, nos alimentamos con lo que vamos consiguiendo en la comunidad donde vivimos”, dijo la madre del menor.