Justicia

Audios implican a  Pérez y  Baldetti en red criminal

Si nada extraordinario ocurre hoy en la audiencia de   primera declaración de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, el Ministerio Público presentará conversaciones telefónicas donde se escucharían la voces del presidente Otto Pérez Molina o de ella, según dio a conocer en una entrevista con Prensa Libre el jefe de la Fiscalía  Especial contra la Impunidad (Feci) del Ministerio Público (MP), Juan Francisco Sandoval.

Por Jessica Gramajo y Antonio Barrios Alvarado

Juan Francisco Sandoval, fiscal del Ministerio Público
Juan Francisco Sandoval, fiscal del Ministerio Público

Las escuchas, junto a cientos de documentos que incluyen informes de contabilidad y cheques, son parte de las evidencias que vinculan a la cúpula del Gobierno con la red de defraudación aduanera La Línea.

Luego de la conferencia de prensa ¿qué curso han llevado las investigaciones?

La investigación continúa porque el proceso de análisis de información que ha sido recabada continúa por medio de las unidades del MP y de la Cicig (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala), como de análisis financiero, y se continúa recabando información para continuar amarrando la investigación que la Fiscalía inició el año anterior.

¿Cómo  determinan que la señora Baldetti y el presidente encabezan esta organización?

La interceptación de llamadas telefónicas dio la primera referencia de que podría tratarse de ellos. Pero la confirmación, los indicios racionales suficientes, necesarios para el momento procesal, derivó del análisis de la información de correos electrónicos, los documentos secuestrados, las agendas telefónicas y documentación localizada en allanamientos efectuados en distintos lugares.

¿Es clave la documentación localizada en las oficinas de  Salvador Estuardo González, quien ya está detenido?

En lugares vinculados con él y  con el señor —Juan Carlos— Monzón.

¿El presidente y la ex vicepresidenta serían los grandes nexos, según las evidencias?

En efecto, porque un primer indicio preliminar lo daban la interceptación telefónica con las referencias de actividades ilícitas a personas denominadas como “el Uno”, “la Dos”, “el dueño de la finca”, “la mera mera”. En algunas ocasiones, referencias directas al presidente y a la —ex— vicepresidenta.

¿Cómo logran relacionar esos sobrenombres?

El contexto de las comunicaciones, pero la referencia que se hace es a que reciben la mayor parte de dividendos de la actividad ilícita, y ello es corroborado con la propia información financiera que fue, por ejemplo, ubicada en equipo de cómputo, donde existían tablas donde se determina la forma en que se repartían los dividendos de esta organización.

¿Los cheques que se dieron a conocer   son los únicos encontrados o hay más?

Lo que se dio a conocer es una muestra. El resto de información la tiene a disposición la señora fiscal y en la audiencia de primera declaración se hará pública.

¿Se ha iniciado proceso de investigación contra otros funcionarios?

La investigación continúa, y no es que quiera ocultar algo, pero está en investigación y para que esta sea efectiva la misma ley establece que se debe  guardar reserva. Si yo me aventurara a dar algún nombre y luego resulta que no tiene ninguna vinculación, sería dañino para esta persona.

Ya presentaron la forma de distribución de dividendos. ¿Qué tan sustentable es esto en este momento procesal?

Muy sólido. Por ejemplo, las llamadas telefónicas, que son gran parte del soporte que tiene la investigación, hablan en clave: “el Uno”, “la dos”, siglas, nombres, denominaciones, que al analizar la propia información que aparece en los equipos de cómputo se establece y se da un sentido a esas llamadas.

Lógicamente  no puedo dar certeza, porque la certeza solo la da un tribunal de Sentencia en el momento que la dicta, pero para el momento en que nos encontramos, los indicios  racionales son suficientes y  permiten soportar una imputación.

¿De qué cantidades   habrían recibido los dos cabecillas?

Es prematuro, porque aún está en investigación. Hay requerimientos de información financiera, la investigación continúa y tendrá que ir unida con los análisis e informes de la Intendencia de Verificación Especial (IVE) y el seguimiento a la ruta del dinero. Lo importante es que se obtuvo la información y que está siendo objeto de procesamiento. Cuando se presente un acto conclusivo, allí se podrán dar cifras exactas.

¿Lograron interceptar alguna llamada donde se escuche directamente al presidente o la ex vicepresidenta?

Hay algún tipo de comunicación. Si están pendientes de la audiencia de primera declaración, allí podrá ser expuesta.

¿Llamadas entre ellos?

Entre ellos no, pero sí entre alguno de ellos con algún funcionario involucrado al tema.

¿Hablan de cómo se repartirían los dividendos?

No directamente, no precisamente de dividendos, pero que sí da la idea de que están en el contexto de la actividad de la organización.

¿En cuántas llamadas se escuchó  al presidente o a la ex vicepresidenta?

En este momento no puedo responder esa pregunta.

¿Qué es lo que más le sorprendió de los hallazgos?

El nivel de las personas que participaron en esta actividad ilícita. En segundo lugar, he tenido la oportunidad de investigar grupos criminales organizados, pero este estaba tan organizado que era toda una empresa mercantil, pero  ilícita. Y la tercera cuestión es lo que provocó en la sociedad el resultado de la propia investigación. Son tres aspectos que me han sorprendido.

¿Se va a solicitar  embargo de propiedades del presidente?

Él tiene en este momento una prerrogativa, y lo  de los bienes le corresponde a otra fiscalía.

Por el tipo de personajes señalados ¿teme por su vida?

En un país como Guatemala, con altos niveles de violencia, todos tememos por nuestra seguridad. Lo que sí puedo decirle es que el riesgo se elevó por la exposición mediática y el tipo de personajes, y sí temo, todo el mundo tememos, pero en nuestra tradición  judeocristiana, yo me encomiendo a Dios.