Justicia

Benedicto Lucas será procesado en caso Molina Theissen

El exjefe del Estado Mayor de la Defensa y hermano del expresidente Romeo Lucas García, será procesado por violación sexual, desaparición forzada y deberes contra la humanidad.

Por Redacción

Benedicto Lucas -al centro- durante la audiencia este martes en el Juzgado de Mayor Riesgo C. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Benedicto Lucas -al centro- durante la audiencia este martes en el Juzgado de Mayor Riesgo C. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

El Juzgado de Mayor Riesgo C decidió ligar a proceso a Benedicto Lucas en el caso ya abierto en contra de otros militares que habrían participado en la desaparición del menor Marco Antonio Molina Theissen, en 1981.

Lucas está procesado por crímenes cometidos en la base militar de Cobán, Alta Verapaz, durante el conflicto armado interno y se suman un segundo proceso este martes.

La fiscalía sostiene que Lucas García participó en la desaparición del niño Marco Antonio Molina Theissen, hecho que ocurrió el 27 de septiembre de 1981.

El militar retirado es el quinto implicado en este caso, en el que ya están procesados Francisco Gordillo, Edilberto Letona, Hugo Zaldaña y Manuel Callejas y Callejas, quienes enfrentan cargos por los delitos contra los deberes de la humanidad. A los dos últimos también se les imputa el delito de desaparición forzada.

La desaparición de Molina Theissen

Según la información presentada por el ente investigador, el 27 de septiembre de 1981 en Santa Lucía Utatlán, Sololá, fue detenida Emma Guadalupe Molina Theissen, en un retén militar de control de carreteras; ella llevaba escondida propaganda de estudio y discusión política y fue trasladada a la Zona Militar "GMLB" de Quetzaltenango, donde fue torturada y violada y de donde logró escapar 9 días después.

El 6 de octubre de ese mismo año, tres elementos del ejército vestidos de particular, llegan a la casa de la familia Molina Theissen en la 6a. avenida 2-35 zona 19, La Florida, y se llevaron a Marco Antonio Molina Theissen, hermano de Emma Guadalupe.

El 26 de abril de 2004 el Estado de Guatemala reconoció su responsabilidad en la desaparición del menor ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, instancia que condenó al Estado y ordenó buscar a la víctima, investigar y eventualmente sancionar a los responsables materiales e intelectuales del hecho.

Durante 10 años el MP trabajó en la investigación, utilizando como medios el peritaje militar, de derecho internacional humanitario, archivístico, declaraciones testimoniales,entre otros, e individualizó responsabilidades contra cuatro integrantes del ejército en esa época.