Justicia

Blanca Stalling será procesada por tráfico de influencias

La magistrada Blanca Stalling quedó ligada a proceso por tráfico de influencias y el juez que conoce su caso confirmó la prisión preventiva; el Ministerio Público tiene tres meses para presentar la acusación formal.

Por Henry Pocasangre y Manuel Hernández

Audiencia en el Juzgado Séptimo por caso de magistrada Blanca Stalling. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Audiencia en el Juzgado Séptimo por caso de magistrada Blanca Stalling. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

El titular del Juzgado Séptimo de Primera Instancia Penal, Adrián Rodríguez, tras la audiencia de primera declaración celebrada este jueves, entendió que había suficientes motivos para encausar a la magistrada, que decidió no prestar declaración ante el juez.

Stalling, que fue detenida ayer –miércoles– en la zona 9 capitalina, está acusada de aprovecharse de su posición para presionar al juez del Tribunal Noveno de Sentencia, Carlos Ruano, que conocía el caso en el que está involucrado su hijo, Otto Molina Stalling, acusado de asociación ilícita y cobro de comisiones en el Seguro Social.





El juez Rodríguez atendió a la petición de la Fiscalía para dictar el auto de prisión preventiva, que cumplirá la jurista en la Brigada Militar Mariscal Zavala, y le otorgó al Ministerio Público  (MP) un plazo de tres meses para concluir la investigación.

A la salida de la audiencia, Stalling fue cuestionada por esta resolución judicial y dijo respetar “las decisiones de los jueces”, y aunque pueda haber diferencias de criterios, sostuvo que es necesario “litigar donde se tiene que litigar”, en los Juzgados.

Entre las pruebas presentadas por la Fiscalía está un audio grabado por el juez Ruano, quien la denunció, en el que se escucha a Stalling pedirle que favorezca con una resolución a su hijo, procesado en un caso de corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social conocido como “IGSS-Pisa”.

Según la investigación, la vocal VII de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), capturada ayer, utilizó su alto cargo para presionar al juez, quien salió del país presuntamente por amenazas en su contra.

Stalling, pasó la noche en la prisión militar Mariscal Zavala, fue detenida el miércoles con un arma de fuego y una peluca que utilizaba para evadir su detención.