Justicia

Calcomanía indica que taxistas ya pagaron extorsión

Los taxistas asociados analizan la posibilidad de contratar seguridad privada para evitar acoso de extosionistas y pandilleros.

Por Glenda Sánchez

Taxis son marcados con calcomanías de caras felices o estrellas por presuntos extorsionistas que les exigen cuotas semanales,  en Mixco y Chinautla, de hasta Q2 mil. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Taxis son marcados con calcomanías de caras felices o estrellas por presuntos extorsionistas que les exigen cuotas semanales,  en Mixco y Chinautla, de hasta Q2 mil. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Los extorsionistas marcan las unidades de los taxistas con una calcomanía, de cara alegre o estrella   amarilla,  en el vidrio de atrás para identificar a quienes ya pagaron la exacción ilegal,  denunció un transportista, quien por seguridad no se identificó.

“Los sectores que están ahora con marca son los taxis que prestan servicio en Tierra Nueva, algunos lugares de Mixco y Lo de Fuentes”, indicó.

La Defensoría de los Usuarios del Transporte Público de la Procuraduría de los Derechos Humanos registra hasta el 15 de febrero último 26 pilotos del transporte público ultimados en ataques armados.  De esa cifra, 10 fueron conductores de taxi, 11 pilotos de buses urbanos y extraurbanos, tres de mototaxi y dos de  microbuses.      

El Ministerio Público informó que al 21 de enero último 527 denuncias se presentaron en la Fiscalía contra las Extorsiones. 



Buscan seguridad privada

Los taxistas indicaron que se blindarán para protegerse de la inseguridad ante    la falta de medidas del Ministerio de Gobernación para controlar las  extorsiones y homicidios.

Con los  pocos ingresos que generan, según dijeron, buscan contratar agentes de seguridad privada, quienes serán ubicados en los lugares donde es más común que los conductores de este servicio esperen  pasajeros.

Carlos Vázquez, vocal de la Asociación de Taxistas de Guatemala (Asotagua), informó que aún se definen los puntos donde estarán los agentes y la cuota que deberá pagar cada uno.

“Se trabaja en la propuesta porque existe mucho temor. En las conversaciones ahora solo se habla de que nos debemos  cuidar o que ahora surgió un nuevo grupo pidiendo dinero”, agregó.

Un piloto de taxi consultado durante un recorrido efectuado por  Prensa Libre apoyó la propuesta y agregó: “Estamos cansados que nos llamen hasta cinco veces al día  para exigirnos la extorsión. En ocasiones uno apenas si logra sacar la cuota del dueño del carro. Necesitamos protegernos y el Gobierno no hace nada”.