Justicia

Gerente de la empresa vinculada a red de defraudación se entrega a la justicia

Jorge Alberto Cabezas, gerente de la empresa DCI, se entregó este miércoles a la justicia. La entidad es una de las señaladas de defraudar al fisco por Q1 mil millones.

Por Beatriz Tercero

Archivado en:

Justicia MP SAT
Jorge Alberto Cabezas se entregó hoy ante el Juzgado Octavo Penal. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)
Jorge Alberto Cabezas se entregó hoy ante el Juzgado Octavo Penal. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

Cabezas se presentó en el Juzgado del Octavo Penal, por el delito de defraudación. El vinculado habría evadido lineamientos y la contratación a proveedores a través de una red defraudadora en la que Carlos Estuardo Estrada Cabrera era el líder, según el Ministerio Público (MP).

Estrada Cabrera fue capturado el viernes último junto a otros implicados, señalado de buscar a personas de escasos recursos y bajo nivel académico con el fin de que crearan empresas de cartón. 

Esas empresas de cartón eran ofrecidas a los clientes, entre ellos DCI, S. A. y Nefma, S. A. La estructura creó 150 empresas de ese tipo, según el superintendente de Administracion Tributaria (SAT), Juan Franscisco Solórzano.

La investigación surgió por dos denuncias presentadas por la SAT en el 2015,  en las instalaciones del  Ministerio Público (MP), contra las firmas Desarrolladora Internacional DCI, S.A., y Grupo Nefma, S.A., por irregularidades con sus proveedores, según el MP.

El modo de operar del grupo criminal  era similar al que usó  Norman Tejada,  representante del Grupo Pirca NFTV y Técnica Diesel, S.A., así como   la empresa Tierras Nuevas, que vendieron facturas emitidas por empresas falsas o de cartón.

Debido al monto de la estafa fiscal, es el caso más fuerte de defraudación  tributaria en la historia del país.

Mario Pérez, investigador de la Fiscalía de Delitos Económicos, expuso hace unos días que los proveedores de fachada que utilizaron estos exejecutivos son Sagu, S.A., y Petraria, S.A. Las dos firmas de cartón, según la Fiscalía,  representaron a 104 ganaderos de Petén e Izabal.

“Lo defraudado por la entidad DCI, S.A., suma Q36.3 millones”, según el Ministerio Público.

Otra de las firmas que utilizó esta estructura para evadir al  fisco fue el Grupo Nefma, S.A., quien también era proveedor de DCI, S.A. “Durante la diligencia la SAT detectó  que utilizaron 294 facturas para simular la compra de ganado en pie de cuatro proveedores de primera línea que presentan inconsistencias. Las empresas de cartón eran también de la estructura de Estrada Cabrera”, detalló el investigador el MP.