Justicia

Cicig busca revocar libertad a 10 sindicados en caso IGSS

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) presentó este día un amparo en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) contra la Sala Tercera del Ramo Penal que confirmó las medidas sustitutivas contra 10 sindicados del caso conocido como Negociantes de la Salud, estructura dedicada a la compra irregular de medicamentos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Por Byron Rolando Vásquez

La Cicig pretende que la CSJ deje en suspenso medidas sustitutivas a 10 sindicados del caso IGSS. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La Cicig pretende que la CSJ deje en suspenso medidas sustitutivas a 10 sindicados del caso IGSS. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Por medio de un comunicado, la Comisión pide a la CSJ que se dejen sin efecto las resoluciones de la referida Sala emitidas el 12 y 28 de enero último para no entorpecer las investigaciones que llevan en conjunto con el Ministerio Público. Esto implicaría que se revoquen las libertades otorgadas por medio de fianza.

Los favorecidos  con medidas sustitutivas de arresto domiciliario y fianza, por el Juzgado Sexto de Instancia Penal son Hugo René Navas Bonilla, César Estuardo Hernández Monroy, Marcelo Noguera Sagastume, Roberto Francisco Estrada Morales, Carlos Enrique Palma Carranza, Carlos Rodolfo Salvatierra Soto, Mateo Estuardo Ramazzini Menéndez, José Rafael Arriaga Fuentes y José Rodolfo Barrientos Montepeque. Mientras que le otorgó medidas sustitutivas a Juan Carlos Umaña Velásquez.

Los argumentos de la Cicig son que todos fueron ligados a proceso por el delito de asociación ilícita. Además las resoluciones emitidas por la Sala carecen de fundamentación.

“Los magistrados obviaron fundamentar el daño causado al patrimonio del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), así como la violación a los derechos fundamentales de los pacientes de dicha institución”, dice el comunicado de la Comisión.

Antecedentes

Según el MP las investigaciones por el caso comenzaron en noviembre del 2014 y terminaron en abril del año pasado.

Durante los cinco meses de investigación se logró establecer que la estructura buscó obtener beneficios a través de la venta de servicios médicos e insumos en el IGSS, los cuales procuraban colocar en el listado básico de medicamentos de la entidad y manipular los procesos de compra para resultar favorecidos.

Según las pesquisas algunos proveedores acudían a los operadores para procurar la venta de su producto o servicio al Seguro Social.

Los operadores, después de recibir el requerimiento, acudían a los funcionarios periféricos que eran técnicos o profesionales del IGSS, trabajadores de algunas de las unidades de atención a los pacientes y que podían modificar el listado básico de medicamentos.

Los funcionarios periféricos entonces hacían lo que se denominó “mover códigos”, es decir cambiar en el listado básico los productos para incentivar o promover el consumo de ese producto o servicio en las unidades del IGSS.

Los operadores también acudían a los funcionarios centrales, trabajadores del IGSS que se desempeñaban en las unidades administrativas, desde donde podían intervenir en la generación, desarrollo, supervisión y decisión de los procesos de adquisición. Con estas visitas, lograban manipular las compras.