Justicia

Desmantelan red de defraudadores

Una red dedicada a la defraudación aduanera, dirigida supuestamente por Juan Carlos Monzón, secretario privado de la vicepresidenta Roxana Baldetti, fue desarticulada ayer tras una investigación de un año de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público (MP).

Por Hugo Alvarado

Álvaro Omar Franco Chacón, jefe de la SAT; Javier Ortiz Arriaga, alias Teniente Jerez, y Carlos Muñoz, exjefe de la SAT, aún estaban anoche en las carceletas de la Torre de Tribunales.
Álvaro Omar Franco Chacón, jefe de la SAT; Javier Ortiz Arriaga, alias Teniente Jerez, y Carlos Muñoz, exjefe de la SAT, aún estaban anoche en las carceletas de la Torre de Tribunales.

La banda era integrada también por Álvaro Omar Franco Chacón, jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), y el extitular de esa institución Carlos Enrique Muñoz Roldán, capturados durante allanamientos. Monzón está fuera del país desde el lunes y no pudo ser detenido.

Otras 17 personas fueron aprehendidas, incluido Francisco Javier Ortiz, alias Teniente Jerez, quien estuvo ligado a la red del fallecido Alfredo Moreno. La estructura era controlada por funcionarios y particulares, y según las pesquisas, existía un grupo de importadores con contactos con de tramitadores aduaneros que les facilitaban pagar menos impuestos.

Los productos que ingresaban en forma ilícita provenían de Asia y entre ellos sobresalían los textiles.

En conferencia de prensa, Iván Velásquez, jefe de la Cicig; Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación; Óscar Shaad, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad; Luis Arturo Archila, fiscal general en funciones, y Carlos Ruiz, secretario privado del Ministerio Público, proporcionaron los detalles.





Forma de operar

De acuerdo con las pesquisas, la estructura de corrupción en el sistema aduanero era llamada La Línea.

El nombre surgió porque a través de un número de teléfono la banda operaba a lo interno y externo de la SAT, y al momento en que algún importador quería pagar menos impuestos, tenía que llamar a un teléfono para empezar la negociación ilícita.

Esa estructura tenía todo un andamiaje de control en cargos claves de la SAT, desde mandos altos y medios hasta vistas de aduanas, los cuales tenían roles bien definidos para operar y defraudar al Estado en la salida de mercadería del recinto aduanal, previo pago de los dueños de los contenedores.

Durante la investigación, de mayo del 2014 a febrero del 2015, pasaron al menos 500 contenedores, lo que indica un elevado poder de ingresos para la citada estructura criminal.

“Los vistas y funcionarios respondían jerárquicamente ante miembros de la estructura externa, los que instruían para que identificaran a determinadas personas para que cumplieran con los objetivos de la organización criminal”, expresó el comisionado.

La estructura se organizó para obtener ganancias ilícitas al controlar las aduanas de Puerto Quetzal, Santo Tomás y la Aduana Central.

La modalidad delictiva utilizada ofrecía al importador un método para cancelar impuestos menores de los debidos a cambio de pago, lo que perjudicaba al erario.

Otras detenciones

Entre los capturados figura Ortiz Arriaga, alias Teniente Jerez, quien integró la red criminal de Moreno.

En una de las escuchas telefónicas, Ortiz Arriaga afirma que tiene experiencia de 18 años en defraudación, la cual aporta a la red.



llevan cajas, las cuales son usadas para repartirse las ganancias.
llevan cajas, las cuales son usadas para repartirse las ganancias.


Otro de los aprehendidos es Salvador Eduardo González Álvarez, quien coordinaba el grupo junto con Monzón.

Monzón no fue detenido porque desde el lunes recién pasado salió del país, refirió el MP, por lo que coordinan con el Ministerio de Gobernación para solicitar su orden de captura internacional.

El enlace entre ambos grupos era Geovani Marroquín Navas, también capturado.

Los integrantes de la banda se reunían en la Boutique Emilio, en la zona 10, para repartirse las ganancias y discutir sobre sus negocios.

En algunas de las casas allanadas se encontró dinero en efectivo, que sumó Q5 millones, además de US$75 mil.

El MP explicó que un integrante de la banda podía recibir hasta Q2.3 millones, ya que en promedio cobraban entre Q20 mil y Q100 mil por cada contenedor, según el caso.

PRUEBA CIENTÍFICA

Para desarticular esa estructura se interceptaron más de 66 mil llamadas telefónicas, más de seis mil comunicaciones electrónicas y se necesitaron más de cuatro meses de análisis e interpretación de la información recolectada, así como el cotejo y análisis de documentos por parte de expertos financieros.

Velásquez resaltó que esta investigación está sustentada especialmente en prueba científica y documental, y no en prueba testimonial.

“Es importante reforzar la Unidad de Métodos Especiales del MP, para contribuir más al desmantelamiento de estructuras criminales”, aseguró el jefe de la Cicig.



javier ortiz  Arriaga (verde) se encuentra con miembros de la banda.
javier ortiz Arriaga (verde) se encuentra con miembros de la banda.


La Fiscalía destacó que en dos años la SAT no había presentado ninguna denuncia relacionada con defraudación en aduanas.

influencias

La investigación determinó que Monzón utilizó información privilegiada y sus influencias para que Franco Chacón fuera nombrado jefe de la SAT a cambio de que continuara en la organización.



En otra  cita,  Javier Ortiz Arriaga llega a  la Boutique Emilio.
En otra cita, Javier Ortiz Arriaga llega a la Boutique Emilio.


Los capturados por este caso serán escuchados hoy en primera declaración en el Juzgado Octavo Penal y pernoctaron en las carceletas de la Torre de Tribunales.