Justicia

Dos detenidos señalados de lavar  Q100 millones

Una denuncia de la Intendencia de Verificación Especial (IVE) alertó al Ministerio Público sobre transacciones sospechosas de unos Q100 millones.

Por Byron Vásquez

Darwin Ochoa Enríquez fue aprehendido en Malacatán; José Batz Canastuj también fue detenido en San Marcos. (Foto Prensa Libre: PNC)
Darwin Ochoa Enríquez fue aprehendido en Malacatán; José Batz Canastuj también fue detenido en San Marcos. (Foto Prensa Libre: PNC)

Un allanamiento se efectuó en el condominio La Asunción, en la 15 avenida 3-40, zona 13, en donde supuestamente residía el jefe de la red delictiva.

El operativo empezó a  las 6 horas y concluyó a las 11.13, pero al salir, fiscales del Ministerio Público y policías evitaron brindar información sobre si se capturó al presunto jefe de la estructura.

A eso de las 10 horas, agentes de la PNC que participaron en el allanamiento revelaron que supuestamente se había capturado a una persona; sin embargo, hasta las 17 horas ni el MP ni la Policía lo confirmaron.

Mayra Véliz, secretaria general del MP, indicó en conferencia de prensa ayer por la mañana que  no podían brindar información porque los operativos estaban  en ejecución, y que más adelante se daría a conocer el caso.

La PNC informó que en Malacatán, San Marcos, se detuvo a Darwin Adalberto Ochoa Enríquez, de 32 años, y a José Batz Canastuj, 35, por lavado de dinero, aunque no se determinó si son parte del mismo caso.

Las órdenes de aprehensión fueron giradas por el Juzgado Undécimo de  la capital.

Internacional

Horas antes  circuló  un comunicado del ente investigador en el cual se dio a conocer que, en nueve meses, la organización delictiva  llevó a cabo transferencias internacionales a México y Estados Unidos, producto de presuntas actividades ilícitas, aunque no se especificó por qué tipo de ilícito obtuvo el dinero.

Un investigador reveló que el presunto jefe de la red, según los informes de la IVE, pudo haber enviado dinero a un  familiar que reside en Estados Unidos.

  • e hicieron  transferencias tanto a  México como a  Estados Unidos.
  • Supuestamente el  jefe de la red transfirió dinero a un familiar en Estados Unidos.
  • En nueve  meses la organización delictiva lavó Q100 millones.
  • El MP informó que el dinero provenía de hechos delictivos, aunque no especificó cuáles.