Justicia

Cuatro muertos en cuatro balaceras

La violencia del sábado dejó en la tarde cuatro personas muertas en tres municipios de Guatemala, y tres heridas, incluyendo una bebé, en Retalhuleu.

Por G. Contreras, Jorge Tizol y Rolando Miranda

Archivado en:

Balaceras Muertos Violencia
Las mujeres son auxiliadas por Bomberos Voluntarios en el interior de la cantina. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Las mujeres son auxiliadas por Bomberos Voluntarios en el interior de la cantina. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

Primero, los Bomberos Voluntarios reportaron que un taxista murió a balazos en la calle principal de la aldea El Pueblito, Santa Catarina Pinula. Hasta el final del día, la víctima no ha sido identificada, pero se le calculó 35 años.

A los pocos minutos, murió baleado Joshua Alexander Fuentes García, de 21 años, en la avenida Los Ángeles, frente al lote 4 de Mártires del Pueblo, Villa Nueva, informó William González, portavoz de Bomberos Voluntarios.

En otro hecho, una menor, una mujer y dos hombres fueron heridas de bala en la 21 avenida y 4a. calle, colonia Los Ángeles, zona 6. Con un impacto de bala resultó Yoselin Yesenia Catalán, de un año y medio, mientras que Marina Chávez fue herida en el rostro.

Los dos hombres no fueron identificados, pero murieron al ingresar al Hospital General San Juan de Dios, y uno de ellos sería el padre de Catalán.

Por aparte, una balacera en el interior de una venta de licor denominada “Los Tres Hermanos” ubicada en avenida del rastro en la zona 4 de la cabecera de Retalhuleu, dejó como saldo dos mujeres heridas en estado delicado, y una bebé.

Una de las víctimas es Rosmery Mazariegos, de 20 años,  quien era la cajera del negocio, y una más que no ha sido identificada debido al estado en que se encontraron, informaron las autoridades.

Bomberos Voluntarios trasladaron a las heridas al Hospital Nacional en estado delicado, e indicaron que las dos mujeres presentan impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.

Agentes de la Policía Nacional Civil comentaron que quienes dispararon bebían licor en el interior del negocio, pero una riña entre ellos mismos originó que sacaran una pistola y la activara en contra de la cajera y una mesera.

Byron Loayes de la comisaria 34 indicó que el ataque fue directo y se presume que fue por un ajuste de cuentas.