Justicia

Eco y Monzón, las piezas clave de La Línea

Salvador Estuardo González Álvarez, alias Eco, describió al juez del caso cómo se organizó La Línea para llevar a cabo la defraudación aduanera; Juan Carlos Monzón Rojas asegura tener las pruebas que el Ministerio Público no conoce sobre las operaciones de  la estructura, y según su versión complementa la dicho por Eco. 

Por Claudia Palma

Salvador González aseguró al juez que un empresario que aspiró a la Presidencia utilizaba los servicios de La Línea. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Salvador González aseguró al juez que un empresario que aspiró a la Presidencia utilizaba los servicios de La Línea. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El 9 de junio de 2015, el Juzgado Undécimo de Primera Instancia Penal ligó a proceso y envió a prisión preventiva por el delito de cohecho activo a Salvador Estuardo González Álvarez, alias Eco, por su relación con el “bufete de la impunidad”, un equipo de abogados que fue contratado por algunos integrantes del caso La Línea para recibir beneficios y dedicado, según la fiscalía, a influir en las resoluciones de los jueces.

El fallo quedó sin efecto el 11 de mayo de 2015 que otorgó a González Álvarez la libertad por falta de mérito en ese caso.

El 9 de marzo de 2016, González Álvarez se convirtió en el colaborador eficaz del Ministerio Público (MP) en el caso La

Línea, dijo al Juzgado de Mayor Riesgo B que los exgobernantes Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti vieron en la aduana del sur, Puerto Quetzal, Escuintla, una “mina de oro”. Detalló la forma cómo operaba la estructura y cómo se repartían las ganancias.

Juan Carlos Monzón

Juan Carlos Monzón Rojas, exsecretario privado de la Vicepresidencia, se entregó en octubre del  2016 después de 172 días de permanecer prófugo, fue ligado a proceso y enviado a prisión.

Monzón Rojas, fue ligado por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera y señalado de ser el líder operativo de la estructura de defraudación aduanera.

Monzón Rojas, firmó un acuerdo con el Ministerio Público para convertirse en colaborador eficaz del caso. En el acuerdo el detenido se compretió a entregar al Estado dos casas en La Antigua Guatemala, una ofificina en el edificio Sixtino, 10 motos, una casa de playa en Monterrico, Santa Rosa y por lo menos Q1 millón.

En su declaración, aceptó que participó por instrucciones de la ex vicepresidenta Ingrid Roxana Baldetti Elías, y que nada se hacía sin la representación de ella y el entonces presidente Otto Pérez.

Aseguró en sus primeras declaraciones que él sería el “eslabón” que la fiscalía había buscado para cerrar el caso y que las declaraciones de González Álvarez eran ciertas.





Eco declaró

  • Roxana Baldetti negoció con Edin Barrientos para comprar acciones de Corporación de Noticias.
  • Admitió que él  denominó a los gobernantes como el 1 y la 2.
  • Reconoció la entrega del dinero a Claudia Méndez.
  • Juan Carlos Monzón presentó a Eco con Baldetti para asesorar a sus empresas.
  • Admitió el hecho de que las empresas eran de cartón.
  • El 50 por ciento de lo recaudado de forma ilícita debía entregarse a Monzón o Víctor Hugo Hernández quienes a su vez lo entregaban a Baldetti.

Juan Carlos Monzón

  • “Soy el eslabón que el MP necesita para cerrar esta investigación”. 
  • “En el gobierno no se hacía nada, sin el conocimiento ni la aprobación de ninguno de los dos – Pérez Molina y Baldetti –“, “en mi caso, sin el conocimiento de la vicepresidenta”.
  • “La cantidad de lo defraudado por los supuestos cobros ilegales no supera los Q15 millones”.
  • “La estructura dedicada a defraudar al Estado viene desde hace más de 20 años”.

Su madre y su esposa fueron intimidadas después de que fueron a la Cicig para coordinar su entrega.