Justicia

“El sistema prepago puede frenar extorsión”

El negocio criminal de las extorsiones al transporte colectivo de pasajeros ha generado temor entre la población guatemalteca que a diario utiliza el servicio, en especial por la explosión de una bomba en una unidad, el domingo pasado, aunque las autoridades hacen esfuerzos por contrarrestar ese flagelo.

Por Gabriela López y José Manuel Patzán

¿Consideran que se ha generado psicosis  luego del atentado en San José Pinula?

Guerra: Realmente hay un ambiente de miedo, de temor   dentro de los usuarios del transporte público; no solamente de los usuarios, de la población en general.

Ojalá no se cree psicosis. Hemos estado entrevistando a algunos usuarios en los autobuses o en las paradas. Ellos indican que sienten temor al ingresar en un autobús, y ahora más con ese tipo de situaciones conexas, podría decirse bromas de mal gusto, en que las consecuencias en la psicología de los guatemaltecos ha sido muy profunda.  

Velasco: Definitivamente todo acto terrorista por naturaleza lleva circunscrito generar un efecto multiplicador de terror. Para poder medir esos niveles de psicosis criminal que pudiera existir habría que hacer un censo bastante completo. Sin embargo también va a la par la reacción que pueda tener en política criminal el Estado al contrarrestar estos escenarios.

¿Se ha determinado si podría tratarse de un mismo grupo delictivo?

Velasco: Hasta el momento tenemos dos casos asociados. Por ejemplo, el de Amatitlán y el de la ruta 70, probablemente pueden tener alguna vinculación, según los entes de Inteligencia Civil e información policial. La investigación continúa, pero sí están inmersos en el tema de la extorsión.  

¿Han analizado si el sistema prepago detendría estos ataques?

Guerra: Hablando de una manera muy objetiva, aquí no hay que tener ningún tipo de pasión, ni de interés, ni  económico de ningún tipo. El sistema prepago puede ser un elemento que contribuya al control de cierto tipo de extorsiones, a transportistas, pilotos y ayudantes. La implementación de tecnología con el prepago no solo entraría ese tipo de consecuencia positiva, sino también se evitaría el cobro exagerado   de tarifas del pasaje.  

Pilotos de Mixco están de acuerdo con el sistema. ¿Qué falta para su implementación?

Guerra: En este caso, más que todo la voluntad de los transportistas y de pilotos para implementar estos equipos.

Yo creo que los sistemas tecnológicos ya están; eso lo pagó el pueblo de Guatemala con sus impuestos hace más de seis años y medio con el tema del prepago Transurbano.

¿Han determinado qué asesoría reciben quienes fabrican  bombas como la activada en San José Pinula?

Velasco: Lo que localizamos en el Centro Criminalístico fueron cinco elementos que nos orientan a saber que lo que allí se activó fue un dispositivo llamado de explosión improvisado.

Esto quiere decir que fue elaborado de forma artesanal. Sin embargo, la experiencia nos dice que se necesita, además de la construcción de ese artefacto, experiencia en su manipulación y sobre todo en su expansión de daño.

Toda hipótesis está abierta por el momento; no descartamos que el conocimiento pueda venir de cualquier agente que haya estado en un organismo de seguridad anteriormente, o por instrucción de terceros.

¿Ha incrementado la violencia en el transporte público?

Guerra: En 2014, 418 muertes; en 2015, 250; y este año llevamos 48. Se ve una disminución, producto de algunas acciones que tuvo el Estado el año pasado, pero que fueron insuficientes, y algunos dueños de buses prefirieron pagar extorsión por eso se ven números más bajos.