Justicia

Berger dice ante juez español que pidió "alguna información" por muerte reos

El exmandatario Óscar Berger negó conocer plan alguno para la ejecución extrajudicial de presos hace una década, al testificar este martes durante el juicio en España contra el que fuera su exministro de la Gobernación, Carlos Vielmann.

Por España / EFE y AP

El exbinomio presidencial declaró en defensa de Carlos Vielmann en la Audiencia Nacional de España. (Foto Prensa Libre: AP)
El exbinomio presidencial declaró en defensa de Carlos Vielmann en la Audiencia Nacional de España. (Foto Prensa Libre: AP)

De esta manera ha corroborado Berger la versión oficial de las fuerzas de seguridad guatemaltecas sobre la muerte de siete presos en la Granja Modelo Rehabilitación Pavón en 2006 y de un octavo en otro presidio un año antes.

Lo ha dicho en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional española, en el que el exministro de Gobernación Carlos Roberto Vielmann se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 160 años de prisión por autorizar y supervisar la "creación de una estructura criminal clandestina compuesta por miembros de los cuerpos de seguridad", que presuntamente asesinó a los ocho presos.

A preguntas del abogado que representa a familiares de víctimas sobre si se interesó por las muertes en los dos años que le quedaron de mandato presidencial, ha contestado: "Alguna explicación pedí y se me informa de que hubo un enfrentamiento", y dejó el tema en manos de la Procuraduría guatemalteca, que "para eso estaba".

Aunque ha lamentado las muertes de los reos, Berger aseguró que el asalto policial fue "un hecho valiente aplaudido por la prensa y por la población de Guatemala" y del que se sienten "muy orgullosos" por haber aceptado el "reto" de solucionar la situación que se vivía en la cárcel de Pavón.





Según el expresidente guatemalteco -amigo de infancia del exministro Vielmann- era "importantísimo oxigenar el sistema carcelario del país" y en concreto en esa cárcel había algunos internos que contaban con "muchísimos" privilegios y que llegaron a tener "chalés, 'jacuzzis' y centros de juego".

Él, como todos los ministros de su gabinete, estaban al tanto -según su relato- del asalto policial que se iba a llevar a cabo la noche del 25 de septiembre de 2006 y en todo momento Vielmann, que tiene nacionalidad española, le informó sobre lo que iba ocurriendo en el penal hasta que él mismo se personó allí al día siguiente.

Fue entonces cuando le informaron de que en la "toma y rescate de Pavón" habían muerto siete presos como consecuencia de un enfrentamiento armado con los agentes.

Pero no tuvo conocimiento, ha proseguido, de que interviniesen personas encapuchadas ajenas a la Policía -como han declarado varios testigos a lo largo del juicio-, ya que "eran las fuerzas combinadas las que participaron, el Ejército y la Policía Nacional".





El expresidente también ha negado que conociese un supuesto aumento de las ejecuciones extrajudiciales durante su mandato -del 2004 al 2008- ni de ninguna "limpieza social", algo que nunca habría autorizado: "No tuve conocimiento ni hubiésemos permitido que eso pasara. No es nuestro estilo ni nuestra forma de ser".          

Hoy también ha declarado el exdirector de seguridad del sistema penitenciario guatemalteco Luis Alfredo Linares, quien ha ubicado al exministro Vielmann en el centro penitenciario en el momento de los hechos y ha dicho que le oyó ordenar: "Decid a los muchachos que se apuren porque el Ministerio Público va a entrar".

Ha dicho también que cuando le trasladó a su superior, el coronel García Frech, que en la cárcel estaban "matando a la gente" -entre ellos a un preso bastante conocido en el presidio, Jorge Estuardo Batres- él le tranquilizó y le dijo: "Usted no se preocupe, Batres tenía que morir. Esto lo saben todas las autoridades, lo sabe el ministro y lo sabe el presidente y el Ministerio Público".