Justicia

Extorsión persiste en mercados de colonias

La Palmita, Santa Luisa y Jocotales se suman a puntos acosados por pandilleros.

Por Byron Rolando Vásquez

Archivado en:

Extorsiones Pandillas
Comerciantes del mercado de Santa Faz, Chinautla, cierran sus locales y sacan mercadería, por acoso de extorsionistas. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Comerciantes del mercado de Santa Faz, Chinautla, cierran sus locales y sacan mercadería, por acoso de extorsionistas. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El mercado de Santa Faz, Chinautla, se unió este jueves a los que son objeto de acoso por bandas de extorsionistas, lista en la que ya figuraban los de Jocotales y  Santa Luisa, zona 6, en ese mismo municipio, así como el de La Palmita,  zona 5, capitalina.

En Santa Faz, el acecho es tal que los comerciantes se han visto obligados a cerrar temporalmente sus negocios.

El miércoles recién pasado, dos hombres en moto pasaron disparando contra el mercado La Palmita, con el objetivo de intimidar a los 500 inquilinos. En ese hecho fue lesionada de bala la vendedora Marleydi Yarani Gracia Alvarado.

Sacan mercadería

Ese mismo día, comerciantes del mercado de Santa Faz  se reunieron y   tomaron la decisión de cerrar sus comercios.

A las 21 horas de ese mismo día sacaron la mercadería de los locales para evitar ser víctimas de extorsionistas,  como ocurrió en los mercados de Jocotales, donde hubo seis muertos, y  Santa Luisa, donde la cauda fue de un ultimado y un herido.

Ayer, el mercado de Santa Faz permanecía cerrado. Comerciantes que pidieron el anonimato se mostraron molestos porque  afirman que los agentes de la Policía Nacional Civil conocen a los extorsionistas y no los capturan.

“¿De qué nos sirve ir a la Policía, si ellos no los capturan, sino que solo los ven pasar a cada rato y no les hacen nada?”, cuestionó una vendedora.

Otro comerciante expresó: “Ya no se puede hacer nada, lo poco que ganamos es para los extorsionistas. Ya no sabemos qué hacer y a dónde acudir”.

Una mujer de la tercera edad, que tenía su venta de frutas afuera del mercado, explicó que a ella los extorsionistas le exigen una cuota de Q200 semanales y y gana menos de Q50 al día.

Una vendedora de ropa usada detalló que le piden Q150 semanales, a los tenderos Q500 y a quienes tienen ventas dentro del mercado de Santa Faz, Q400.

Agentes de la subestación policial  que se encuentra frente a ese mercado  señalaron que los comerciantes se niegan a denunciar y colaborar, lo cual dificulta efectuar capturas.