Justicia

Jueza deja sin efecto querella contra Iván Velásquez

La Jueza Cuarta Penal, Anabella Acevedo, determinó que la querella contra el comisionado de la Cicig, Iván Velásquez, no procede al resolver el Recurso de Reposición que presentó el Ministerio Público a favor de señalado.

Por Redacción

Ayer, Acevedo dio trámite a la querella contra el jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) que planteó la Fundación contra el Terrorismo, representada por Ricardo Méndez Ruiz, por los delitos de ejecución extrajudicial, conspiración, incumplimiento de deberes, asociación ilícita, obstrucción a la justicia y abuso de autoridad.

La solicitud que fuera entregada en Gestión Penal del Organismo Judidicial y remitida al Juzgado Cuarto, fue trasladada a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), según la judicatura, por ser una persona con derecho de antejuicio.

Sin embargo, la CSJ regresó el expediente y argumentó que Juzgado debió determinar si es viable comenzar un proceso legal contra el comisionado.

La jueza resolvió que la querella contra Iván Velásquez y dos investigadores de la Cicig, no procede en virtud del derecho de inmunidad que gozan el comisionado y el personal que trabaja en la Cicig.

Ayer, el vocero del Organismo Judicial, Ángel Pineda, dijo: “Este caso es parte de un proceso que podría iniciar. El juzgado debe determinar en qué circunstancias se le puede dar viabilidad al proceso o desarrollarlo de la manera conveniente de conformidad con las leyes vigentes”.

Méndez Ruiz señala a Velásquez por la muerte del exministro de Finanzas Públicas Pavel Centeno, quien supuestamente se suicidó, durante un allanamiento a la vivienda que arrendaba.

Las imágenes de la nueva resolución de la jueza se conocieron a través del Twitter de la organización #JusticiaYA.

Gabriel Wer, integrante de ese colectivo, afirmó que en un principio les sorprendió que la jueza le diera trámite a la querella cuando no había sustento legal.

Recordó que la querella se plantea por la muerte de Centeno, pero esa investigación aún está en marcha, por lo que “no tenía sentido”.

“Ahora va más en la línea con el debido proceso, y sobre todo se demuestra que era un instrumento que utilizaba la Fundación Contra el Terrorismo y otros actores, para tratar de desprestigiar el trabajo de la Cicig”, expresó Wer.