Justicia

Eco: "Fui yo quien identificó como 1 y 2 a Pérez y Baldetti" para distribuir sobornos

Salvador González, alías Eco, vinculado a la “estructura externa”  del millonario fraude aduanero, dijo ante el juez que lleva el proceso, que tanto Pérez Molina como Baldetti recibían el 50 por ciento de los sobornos recaudados por la estructura denominada La Línea, que ayudaba a empresarios a evadir impuestos.

Por J. Gramajo y J. Ramos

Según González Álvarez, inició su relación con los mandatarios a través de Juan Carlos Monzón a quien conocía desde años atrás.

“El 50% de los sobornos eran para el 1 y la 2 (...). Fui yo quien identificó como 1 y 2 al presidente y a la vicepresidenta para efectos de distribución del dinero”, refirió González en la etapa intermedia del caso a cargo del juez Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado de Mayor Riesgo B.

González Álvarez reconoció que los recursos eran parte del cobro que se hacía para “agilizar los trámites aduaneros”.

Eco explicó que  los cobros ilegales que se hacían para agilizar los trámites en las aduanas se le denominaba, “la cola”.

González fue detenido el pasado 16 de abril como presunto jefe de una estructura externa a las aduanas que participó en el fraude, junto a una veintena de otras personas, incluidos altos funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Durante la audiencia, González explicó la forma en que fue organizada la estructura de defraudación y confirmó haber tenido una reunión con Pérez Molina.

La Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala  (Cicig), un ente adscrito a la ONU, identifican a Pérez como uno de los cabecillas de la red junto a su ex vicepresidenta Baldetti, quien dimitió en mayo. Baldetti se encuentra en el hospital del Ejército debido a padecimientos de salud.

González también admitió que tuvo acercamientos para coordinar la estrategia del fraude con el ahora prófugo Juan Carlos Monzón, entonces secretario privado de Baldetti y señalado como el cerebro de la estafa.

De acuerdo con el detenido, cuando llegó Claudia Méndez como intendente de aduanas se le explicó “el proyecto de recaudación” y se le dijo que ella recibiría un cinco por ciento de las ganancias.

“Solo le entregué una vez Q50 mil en una caja de regalo, luego ella me dijo que no quería recibirlo más y que ella se arreglaría con Juan Carlos Monzón”, dice González Álvarez.

Luego de las declaraciones que confirman las acusaciones de la Cicig y el MP en contra de Roxana Baldetti y Otto Pérez Molina, se solicitó desde la Fiscalía que se eleven las medidas de seguridad de González Álvarez durante sus traslados y en el centro de reclusión Pavoncito, en Fraijanes.

Para este martes a las 9 de la mañana, se espera que continúe la diligencia donde se someterá a González Álvarez al interrogatorio respectivo.





Distribución

Durante la segunda etapa de declaración, González Álvarez detalló que Monzón recibía un 65 por ciento “de la cola” que se cobraba para agilizar los trámites aduaneros, para que él se encargara de hacer la distribución de las ganancias.

“Un 50 por ciento era para el presidente y la vicepresidenta, un cinco por ciento para Juan Carlos Monzón y un 2 por ciento era mío. No me voy a poner a explicarle que al principio no lo tenía y que lo recibí de último”, manifestó.

Aunque afirmó que nunca le entregó dinero en efectivo a Baldetti o Pérez Molina, aseveró que le consta que el 50 por ciento era para ellos, lo cual le quedó comprobado en una de las reuniones que sostuvo con Monzón.

“Obviamente no dice el nombre de ellos, pero así esta dividido, en los documentos que están en mi computadora lo podrán ver”, aseguró.

Eco también dijo que estaba dispuesto a cualquier careo con todas las personas que mencionó durante su declaración.





¿Cómo se relacionó?

González Álvarez explicó que a la primera que conoció fue a Baldetti a quien llegó a través de Juan Carlos Monzón, prófugo de las autoridades guatemaltecas

Durante su declaración afirmó que en un principio manejó unas siete sociedades anónimas de la ex vicepresidenta, las cuales estaban sin uso desde hacía un par de años –desde su creación–.

“Se supone que yo debía hacer que volvieran a funcionar, pero luego me explicaron el proyecto y me dijeron que tenía que explicar cuánto debía facturar cada empresa para determinar cuánto era el movimiento que se tenía que hacer al mes”, manifestó.

Entre las empresas mencionó: Centro Industrial de Oriente, Gardenia (que era un área inmobiliaria en Coatepeque), y Galú, la cual se supone que adquiriría un bien inmueble que pudiera servir como hotel en Antigua Guatemala.

“Sé que lo que terminé haciendo fue dándole apariencia de legalidad a transacciones que no lo eran”, manifestó.

Eco, afirmó de a poco se involucró más y le ofrecieron la gerencia general de Corporación de Noticias, pero rechazó la oferta, luego le indicaron que el Presidente Pérez Molina quería conocerlo por recomendación de Baldetti.

“Me dijeron que el proyecto era para mejorar la recaudación y que sería directamente con el Presidente. Déjeme decirle señor juez que yo me sentí orgulloso de apoyar en el incremento de recaudación y a una persona como el Presidente”, comentó.

Reconoció que el proyecto abarcaba los puertos Quetzal, en Escuintla, y Santo Tomás en Izabal, y “fue allí donde se me hizo ver que además de buscar el incremento de recaudación había que hacer un cobro que se relacionaba con agilizar los trámites aduaneros. Era un pago. Yo debía llevar un control, hice una tabla y le puse una guía 1 y 2 en lugar de poner presidente y vicepresidente”, detalló.

Agregó que era muy difícil trabajar con “Claudia” –Méndez– porque era muy legalista, “todo lo quería por escrito”.

El ahora detenido, dijo que para referirse a la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig) utilizaban la clave: “las cinco letras”.

Según González Álvarez, la embajada americana estaba al tanto del proyecto de recaudación y del trabajo que allí realizaría Javier Ortíz, alias Comandante Jeréz.





“Soy víctima”

Al final de su declaración, González Álvarez pidió disculpas a todas las personas que mencionó durante su disertación, así como a quienes hayan salido afectadas con la estructura criminal denominada La Línea.

“Yo también soy víctima, pero de mí mismo. Soy víctima de una mala decisión. Le pido disculpas a mi familia, porque ellos no tienen que estar sufriendo nada de los efectos de lo que yo hice”, manifestó.

Agregó: “No me voy a defender, estoy contando los hechos tal y como yo los viví. Insisto en que yo terminé haciendo algo por lo que no fui contratado, pero al final lo hice”.

Accionan abogados

Mientras el fiscal del Ministerio Público, Antonio Morales, pide resguardar la vida de Eco, la mayoría de los abogados de los implicados en La Línea, ha buscado botar la declaración de González Álvarez, luego de que mencionara varios nombres de la estructura.

Morales calificó de reveladoras las declaraciones de González Álvarez, alias Eco, son reveladoras y pidió que se le otorgue medidas de seguridad por cualquier riesgo que pueda existir contra el acusado.

El juez Miguel Ángel Gálvez ordenó medidas de seguridad en favor de González y obliga al Ministerio de Gobernación y al Sistema Penitenciario que garanticen la vida y seguridad de Eco.

Reveladoras

Morales, fiscal del MP, calificó durante la audiencia de reveladoras las declaraciones de González Álvarez, al finalizar la misma dijo a medios de comunicación que había algunos aspectos que desconocía.

“No sabíamos que él personalmente le había mandado dinero en efectivo y la forma como se hizo a Claudia Méndez –exintendente de Aduanas–”, explicó.

También dijo que desconocían que había sido González Álvarez quien nombró como 1 y 2 al expresidente Pérez Molina y a la ex vicepresidenta Baldetti, “para mí eso es revelador, juzguen ustedes lo que pasó hoy”, dijo Morales entre sonrisas a los periodistas.

En un momento cuando La Línea se estaba reestructurando, González Álvarez indicó durante su declaración que se dejó de trabajar por lo que retomó la labor que realizaba para la vicepresidenta con sus siete empresas, pero también comenzó a hacer lo mismo con el presidente Pérez Molina.

“Comencé a ver también unas empresas del presidente Otto Pérez, y nos reuníamos los lunes, en una oficina de la 16 calle, zona 10. Participaba su hija y su nuera”, detalló.

Más adelante aseguró que “con el presidente –Pérez Molina– empezamos tarde, pero se estaba haciendo trabajos similares”, indicó González Álvarez.

* Con información de agencia AFP