Comunitario

Detienen a sospechoso de triple asesinato en Bárcena

Un hombre de 29 años fue detenido sospechoso de estar implicado en el asesinato de tres hombres cuyos cadáveres fueron abandonados dentro de un vehículo en Bárcena, Villa Nueva.

Por Glenda Sánchez y Byron Vásquez

Los tres cuerpos con señales de violencia aparecieron en la vía pública, en un vehículo abandonado en la ruta que conduce a Bárcenas. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
Los tres cuerpos con señales de violencia aparecieron en la vía pública, en un vehículo abandonado en la ruta que conduce a Bárcenas. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

En seguimiento al caso, la Policía Nacional Civil y el Ministerio Público allanaron un parqueo ubicado en la 3a. avenida y 2a. calle, zona 1 de Villa Nueva.

En el bar Los Charritos, a pocos metros del primer lugar mencionado, las autoridades capturaron a Franklin Alexánder Barillas García, de 29 años,  presunto implicado en las muertes.

Hoy  en la carretera que del kilómetro 20 de la ruta al Pacífico conduce a Bárcenas, Villa Nueva, a 500 metros de la Escuela Nacional Central de Agricultura (Enca), pues en un picop había tres cadáveres con señales de violencia.

La primera víctima, un hombre de aproximadamente 22 años, fue encontrado en la palangana del vehículo y vestía playera negra, pantalón de lona azul, zapatos cafés.

El segundo, de unos 20 años,  se hallaba al lado del anterior y vestía camisa blanca, pantalón de lona azul y tenis multicolor. Se le hallaron dos teléfonos celulares.

El tercer cadáver, de 35 años, aproximadamente, fue localizado en la cabina del picop, en el sillón contiguo al del piloto, y estaba boca abajo. Este vestía playera roja, pantalón gris de lona, sin calzado, y tenía tres anillos, dos cadenas de oro, una pulsera y Q110.

Todos tenían heridas de bala y uno, también  de arma blanca.

El picop, placas P259DJT, estaba atravesado en la vía pública y se encuentra solvente. Aparece registrado a nombre de Sequien Aj Nobel, con residencia en la zona 2 capitalina.

Por cámaras

Investigadores revelaron que por medio de las cámaras de videovigilancia se logró establecer que el automotor fue escoltado por un motorista y que se dirigía  en la carretera   de la capital  al sur del país.

Después de haber abandonado el vehículo, el piloto huyó junto al motorista.

Una riña

Al investigar el caso y por medio de análisis de imágenes, se logró localizar en  el parqueo allanado   indicios de  una  riña.

En este lugar había rastros de sangre y, en una lámina del portón de ingreso, un orificio de bala, además de huellas de zapatos, con sangre.

En el bar fue localizada un arma de fuego que, se presume, fue usada para cometer los asesinatos, así como municiones y una moto  ensangrentada, la cual habría custodiado al picop.