Justicia

MP señala y Stalling se defiende ante comisión pesquisidora

La comisión pesquisidora que analiza el antejuicio contra la magistrada de la CSJ, Blanca Stalling efectuó una audiencia pública en la que, de manera coincidente, las preguntas de algunos diputados a la fiscalía fueron similares a los argumentos que utilizó la funcionaria para sustentar su defensa.

Por Jessica Gramajo

Magistrada Blanca Stalling comparece ante la comisión pesquisidora que analiza petición de antejuicio. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Magistrada Blanca Stalling comparece ante la comisión pesquisidora que analiza petición de antejuicio. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

A la audiencia acudieron Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci); la representante de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Claudia González Orellana, y, más tarde, la magistrada Stalling.

Durante la disertación de las autoridades de la Feci y de la Cicig, el diputado del Partido Patriota, Germán Velásquez, secretario de la pesquisidora, y Eva Monte, quien migró de Libertad Democrática Renovada a Alianza Ciudadana, plantearon varias interrogantes que posteriormente coincidieron con los principales argumentos de defensa de Stalling.

“No entiendo por qué insisten en la legalidad del audio en el documento que se presentó y por qué no se protegió su contenido”, cuestionó Velásquez a la Feci. Aunque el fiscal argumentó que el juez Carlos Ruano presentó el mismo para amparar su denuncia, la magistrada Stalling también cuestionó esta prueba para basar su defensa. “La Constitución, en su artículo 24, garantiza el secreto de las comunicaciones telefónicas y otros productos de la tecnología moderna”; no obstante, se trata de una grabación de un diálogo directo, por una de las partes.  

Otra de las coincidencias detectadas en la audiencia descansa en la solicitud del certificado de nacimiento de la magistrada Stalling al Registro Nacional de las Personas (Renap), debido a que este se pidió una hora antes de que el juez presentara la denuncia oficial ante la Feci.

La diputada Monte cuestionó al fiscal Sandoval al respecto, y este le explicó que el requerimiento se efectuó de esa manera porque había sostenido una conversación informal con el jurista, previo a interponer la denuncia de manera formal.

La magistrada también mencionó esta supuesta incongruencia como parte de su alegato.

“Lo juro por Dios”

Stalling juró “por Dios” durante la audiencia que nunca citó al juez Ruano a su oficina, pero agregó: “Ojalá nunca hubiera hablado con él”.

Pero no era la primera vez que se ponía en duda la presencia del abogado en la oficina de la magistrada. Minutos antes, el diputado Velásquez había informado a los integrantes de la pesquisidora que en el listado que proporcionó la CSJ “no aparecía” la visita del letrado.

Según el fiscal de la Feci, la visita de Ruano no se registró por el cargo que ostenta.



El paradero del juez es otra de las preocupaciones en las que coincidieron  los diputados y la magistrada. “¿Dónde se encuentra?”, le preguntó Monte a Sandoval, quien le explicó que desconoce su paradero debido a que este acudió a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) a denunciar el temor que tenía de posibles hechos contra su vida, por lo que la congresista solicitó que se pidiera un informe a dicha entidad.

La misma solicitud fue planteada después por Stalling. Ellano estuvo durante el cuestionamiento  de los diputados Monte y Velásquez, ya que la audiencia con la Feci y la Cicig se desarrolló antes; sin embargo, fue notorio que tanto la magistrada como los congresistas, utilizaron palabras similares.

“Fueron coincidencias, no veo que haya nada malo, los documentos son públicos y allí puede encontrarse todo”, aseguró la magistrada al ser cuestionada por periodistas.

En tanto, el diputado Velásquez fue cortante cuando se le preguntó y se apoyó en un artículo de la Ley de Amparos en donde se establece que ninguna de sus opiniones o acciones puede ser cuestionada.

Julio Longo, presidente de la pesquisidora —y quien votó por Stalling para la CSJ en 2014, al igual que Oliverio García—  sostuvo que fue una coincidencia, y aseguró que cada integrante analizó el expediente por su cuenta.



Se victimiza

Durante poco más de una hora la magistrada Stalling, acusada de tratar de buscar beneficios a favor de su hijo Otto Molina, trató de justificar sus acciones “como madre”; pero a la vez aseguró que la acusación en su contra es un “plan orquestado” contra  la CSJ.

La funcionaria inició su defensa explicando los supuestos ataques que ha recibido desde que estaba en la dirección del Instituto de la Defensa Pública Penal, y mencionó a la diputada Nineth Montenegro y a las activistas Helen Mack y Carmen Aída Ibarra como autoras de embates en su contra.

Sin decir de dónde provenían los ataques, la magistrada aseguró que hay un plan para desestabilizar a la CSJ y para hacer que todos los jueces acepten lineamientos.

“Los jueces y magistrados tienen terror; en este país la justicia está cooptada, nadie quiere hacer nada... Este país no es independiente y todos sabemos de donde vienen las órdenes”, dijo.

Stalling también culpó a los medios de comunicación de ser parte del supuesto plan para desprestigiarla y recordó que Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, aseguró que sostuvo una reunión similar con la fiscal general, Thelma Aldana, “pero con eso no se hizo nada”.

Ratifican antejuicio

Tanto el representante de la Cicig como el de la Feci ratificaron la denuncia contra la magistrada.

Al final de su audiencia, Sandoval aseguró a la Prensa que espera que la comisión pesquisidora analice las pruebas documentales que se presentan.

Acerca de los cuestionamientos, el fiscal indicó que le parecieron normales, ya que es parte de la labor de los congresistas para no tener ninguna duda previo a presentar su informe circunstanciado, el cual se espera  para el 1 de febrero.