Justicia

Ataque armado deja cuatro muertos en la zona 1

Balacera ocurrió frente a la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (Unaerc), a donde guardias del Sistema Penitenciario (SP), llevaron a un líder de la pandilla 18 para recibir atención.

Por Andrea Orozco y José Manuel Patzán

Un ataque armado frente a Unaerc dejó el saldo de cinco muertos y cuatro heridos. El área del ataque fue acordonada. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Un ataque armado frente a Unaerc dejó el saldo de cinco muertos y cuatro heridos. El área del ataque fue acordonada. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Cuatro personas, entre ellas dos particulares, murieron baleadas esta mañana en la 9a. avenida y 3a. calle de la zona 1, informaron Bomberos Municipales; además, otras seis resultaron heridas.

Un guardia de presidios, un reo que se presume era líder de la pandilla 18, un hombre que se dedicaba a cuidar vehículos y otro que no ha sido identificado, fueron las víctimas de un ataque armado ocurrido frente a Unaerc.

Según testigos, el ataque fue directo contra del reo, quien según la información preliminar pertenecía a la Rueda del Barrio, integrada por líderes de la pandilla 18 y quien recibía atención en Unaerc.

El presunto pandillero muerto fue identificado como Gerber Alejandro Calderón, quien estaba condenado a 45 años de cárcel, de los cuales llevaba 11 en la prisión.  La información del SP detalla que el reo estaba enfermo de los riñones y recientemente fue trasladado a Pavón del Preventivo para Hombres de la zona 18.





Las otras tres víctimas mortales son Romeo Lec Caal, 30, guardia de Presidios; Edwin Rolando Prieto ,42, lavador de carros que tenía 10 años de laborar en el lugar y Heberto Samayoa, 65, quien se encontraba en la cola, a la espera de poder ingresar para recibir su tratamiento.

En el área donde ocurrió el crimen se observan varios casquillos de bala y armas tiradas. No hay paso vehicular por el sector.

Cuatro de los heridos fueron trasladados al Hospital San Juan de Dios, donde fueron identificados como Ilsi Adalí Paz Gómez, de 20 años; Robinson Jeréz, 39, Sebastián Lajuj Xitumul, 30, y otro hombre de unos 30 años, este último tiene custodia policial pues se sospecha que sea del grupo de atacantes.

Otro herido, también guardia del SP fue trasladado al Hospital de Accidentes del Seguro Social, todavía no ha sido identificado. El sexto afectado es otro custodio que resultó herido con un rozón de bala en una de sus piernas, pero no necesitó atención hospitalaria.

Área del ataque



El ataque armado ocurrió frente a la sede de Unaerc, ubicada en la 9a avenida y 3a calle de la zona 1. (Foto Prensa Libre: Google Maps)
El ataque armado ocurrió frente a la sede de Unaerc, ubicada en la 9a avenida y 3a calle de la zona 1. (Foto Prensa Libre: Google Maps)


Minutos después del hecho, agentes de la Policía Nacional Civil localizaron un vehículo, que se presume fue utilizado por los sicarios, que fue abandonado en la zona 1. Se trata de un carro marca Mazda, color verde, en cuyo interior había un chaleco antibalas y un fusil. El vehículo tiene reporte de robo.

Los socorristas también atendieron a varias personas que sufrieron crisis nerviosa, debido a que se encontraban esperando atención en Unaerc cuando ocurrió el hecho violento.

Según el Sistema Penitenciario, Calderón no está registrado como pandillero; sin embargo, la esposa de la víctima mortal se presentó al lugar de los hechos, donde reconoció que pertenece a la pandilla 18 y dijo que quizá, sus compañeros, cobrarían venganza por este hecho.





Otro caso

Este hecho es similar al ocurrido el 10 de marzo del 2015 frente a la emergencia del Hospital General San Juan de Dios, donde pandilleros lanzaron una granada para intentar rescatar a un líder de la pandilla 18.

Prensa Libre documentó el 16 de agosto de este año, que 30 privados de libertad son llevados cada semana al Hospital San Juan de Dios debido a que las clínicas en la cárcel de Fraijanes 1 son insuficientes.

La presencia de los reos causa temor en la población, que en ocasiones debe esperar hasta que los médicos concluyan la atención a estos antes de recibir asistencia.