Justicia

Ministra niega que Mariscal Zavala sea cárcel de lujo

Eunice Mendizábal, titular del Ministerio de Gobernación (Mingob), afirma que el expresidente Otto Pérez Molina comparte “habitación” y que está en condiciones más dignas.

Por Joel Suncar y Carlos Álvarez

Instalaciones del centro de detención en Mariscal Zavala, el cual cuenta con espacios al aire libre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Instalaciones del centro de detención en Mariscal Zavala, el cual cuenta con espacios al aire libre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La funcionaria aseguró este miércoles que la prisión ubicada dentro de la brigada militar Mariscal Zavala, en la zona 1 capitalina, no es una cárcel de lujo.

Luego de los cuestionamientos surgidos en los últimos días, Mendizábal indicó que ninguna prisión puede ser considerada como una casa de descanso.

Añadió que Pérez Molina comparte “habitación” con otras tres personas, tiene servicios básicos y está en condiciones más dignas que como permanecía en el cuartel Matamoros. Sin embargo, “bajo ningún concepto puede considerarse como un privilegio”.

Dignificación de reos

La titular de la cartera agregó que el primer día que fueron llevados a Mariscal Zavala, los privados de libertad durmieron en colchonetas porque el Sistema Penitenciario (SP) no tenía recursos para cubrir las necesidades básicas.

“Se busca dignificar a las personas porque aunque hayan perdido su libertad, no quiere decir que hayan perdido sus derechos mínimos”, expresó.

También mencionó que para mejorar las condiciones del SP solicitó al Consejo Nacional de Administración de Bienes de Extinción de Dominio (Conabed), el listado de bienes para verificar si existen algunos que puedan permitir construir más cárceles en el país.

Desde el interior

Noventa reos implicados en casos de alto impacto, entre ellos el expresidente Otto Pérez, ya cohabitan en el centro de detención en la brigada militar Mariscal Zavala, que cuenta con áreas al aire libre y parqueos para visitas.

Los módulos están hechos de block y barrotes, y cuentan con amplios espacios alrededor. También hay galeras con sillas plásticas para las visitas, quienes contarán con espacio para parqueos.

En la visita que periodistas hicieron el sábado recién pasado, se pudo apreciar que en el estacionamiento habían vehículos de lujo que pertenecen a familiares de los privados de libertad.

Un total de 114 celdas son para reos que enfrentan prisión preventiva y el resto se habilitó tanto para hombres y mujeres, que estén pendientes de ser escuchados en primera declaración ante el juez.

En la puerta de ingreso al recinto militar, un rótulo advierte tanto a reos, visitantes, funcionarios y empleados públicos, que no pueden utilizar teléfonos celulares y quien sea sorprendido con estos aparatos dentro del cuartel puede enfrentar de seis a 12 años de cárcel.

También se habilitó un nuevo ingreso por la colonia Acatán, zona 16, que desemboca al parqueo de visitas.

Guardias del SP resguardan los ingresos a los módulos, mientras que otros se pasean tranquilamente por las instalaciones rodeadas por una delgada malla.