Justicia

Niñez acosada por abusos

La agresión sexual hostiga a la niñez en el país, consideran defensores de menores y psicólogos. La situación preocupa porque en los últimos 15 meses las autoridades han registrado cinco mil 716 abusos a menores. En los primeros tres meses de este año ocurrieron mil 172 casos, según el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif).

Por Edwin Pitán

Autoridades detectaron que la mayoría de agresores de menores son familiares cercans y personas allegadas a la familia de la víctima (Foto Prensa Libre: Infografía)
Autoridades detectaron que la mayoría de agresores de menores son familiares cercans y personas allegadas a la familia de la víctima (Foto Prensa Libre: Infografía)

La defensora de la niñez y la adolescencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Gloria Castro, dijo que las estadísticas de agresiones sexuales en contra de menores demuestran que hay riesgo por esos hechos.

“Tener en 15 meses más de cinco mil ataques sexuales en contra de la niñez es preocupante. El Estado debe garantizar su protección”, manifestó.

El Informe Anual de la Situación de los Derechos Humanos 2015 de la PDH establece que la violencia sexual en contra de la niñez se agrava al permitir y dejar impune esos ataques: “La agresión sexual se agrava con la normalización de dichos fenómenos, es decir que la cultura patriarcal y misógina que predomina en la sociedad guatemalteca considera normal que estas cosas sucedan”.

Influencias 

El informe de la PDH señala que al no denunciar las agresiones sexuales, la cultura de violencia, el consumo de drogas y la inoperancia del sistema de justicia generan impunidad para  esos ilícitos.

El documento advierte a  autoridades y ciudadanía de los riesgos  que enfrentan los menores cuando hay agresores sexuales en el núcleo familiar.

“Cuando un padre viola a su hija y argumenta que lo hizo porque es suya o por ser su descendiente”, es una de las justificaciones frecuentes, señala el reporte de la PDH. También reprocha el hecho de que si  “una joven   es violada y agredida en la calle,  se justifica el hecho con que llevaba ropa provocativa o andaba de noche en la calle”.

Niñez vulnerable

La base de datos del Inacif revela las edades más vulnerables para ser víctima de agresión sexual.

En los últimos 15 meses, los menores de 13 a 17 años han sido los más afectados  —tres mil 648 casos, 64 por ciento—. Les siguen los comprendidos entre 7 y 12 años —mil 383 casos, 24 por ciento—. Entre niños de 0 a 6 años se registraron 685 casos —12 por ciento—.

La psicóloga infantil Marta Ordóñez recomendó a los padres de familia  cuidar a los menores. “La confianza y comunicación debe mantenerse, para descubrir cualquier tipo de acoso”, señaló. “Si al niño se le enseña cuáles son los comportamientos inadecuados y se le educa sexualmente, pueden prevenirse las agresiones”, comentó.