Justicia

Ocho mil mujeres han llamado al 1572 por violencia física

En ocho meses que lleva habilitada la línea 1572 del Ministerio Público (MP) se registraron, al 31 de octubre último, ocho mil 371 llamadas de mujeres que solicitan ayuda por ser víctimas de agresiones.

Por Glenda Sánchez

Las mujeres reportan más la violencia física, asegura el MP. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las mujeres reportan más la violencia física, asegura el MP. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

De ese total se atendió a  93 víctimas  que de alguna forma eran agredidas por sus parejas sentimentales en el momento de la llamada de auxilio.

Además, 269 conversaciones, aunque no eran emergencias, se convirtieron en asesorías a mujeres que han sufrido agresión sicológica, económica o algún tipo de amenazas.

En la sala que alberga al personal de la línea 1572 —ubicada en el primer piso del Ministerio Público,  en Gerona, zona 1—,  se ubican  dos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que colaboran con el órgano investigador. Ellas son las que reciben  las emergencias de violencia física.

Unas 36 veces al día las computadoras alertan sobre pedidos de auxilio. Al momento de verificar los datos, la operadora cataloga la llamada como alta, media o si solo es necesaria una asesoría.

“Cuando la emergencia es alta es porque la víctima llama en el momento en que su vida   corre peligro. Se coordina de inmediato el apoyo con la Policía”, explicó Alejandro Chang, coordinador del número  citado.

Narró que entre las peticiones urgentes, las víctimas, entre llanto y gritos, piden ayuda porque sus parejas las golpean con objetos o les propinan patadas o manadas en el rostro y abdomen.

Contó que en una ocasión una mujer de la provincia pidió ayuda, y cuando la Policía llegó al lugar, el hombre le pegaba con un látigo en la espalda, mientras ella cargaba entre los brazos a su bebé, quien lloraba.

Cuando  le descubrieron la espalda, a la afectada se le notaban las marcas de los azotes e hinchazón en un cuerpo de consistencia delgada, y de más o menos 1 metro y medio de estatura. “El hombre fue aprehendido en el lugar, y el proceso se encuentra en fase intermedia —el juzgado decide si se enfrenta juicio—”, detalló.

Julia Barrera, vocera del MP, aseguró que de enero a septiembre último registraron 38 mil 734 denuncias  a escala nacional de violencia  física, económica, sexual y sicológica. Aseveró que  la agresión física contra la mujer es la más común.

“Desde el 2014 se tiene conocimiento de que la violencia física  es lo más denunciado y por ello  se habilitó la línea  y el botón de pánico. Este  último es una aplicación que se baja en internet, y después de registrar algunos datos puede activarlo. La herramienta también permite adjuntar videos o audios”, detalló la portavoz.

Defensa

No solo el Ministerio Público recibe llamadas. El Instituto de la Defensa Pública Penal, reportó que  de enero a  octubre pasados recibieron 27 mil 270 comunicaciones, de las cuales 69 fueron  emergencias porque peligraba la vida de la denunciante. “En estas situaciones fue necesario pedir apoyo a los   bomberos, Policía y abogados para atender a las víctimas”, informó Ayala.

Mujer pide auxilio

  • Una mujer llama llorando. Pide ayuda al operador. Informa que se encuentra en Villa Hermosa y que su pareja la golpea. La víctima pide un auto patrulla para que la asista. Al fondo de la comunicación se escucha llorar a los hijos de la víctima y la voz de un hombre alterado. La mujer repentinamente suelta el teléfono, lo deja tirado, grita que se están llevando a sus hijos y le suplica a su agresor que no lo haga.

Aseguró que muchas madres piden a sus hijos que hagan las llamadas en el momento en que las lastima su esposo. Citó que en otras ocasiones es la misma víctima la que pide auxilio o los vecinos hacen la denuncia, con la condición del anonimato, por temor a represalias.

Impunidad

En los últimos cinco años —2011 al 2015—, la impunidad en los casos de violencia contra las mujeres se ha reducido 2.22 por ciento. Los datos del MP reflejan que de 98.11 por ciento  de impunidad reportado en el 2011, el índice se redujo  a 95.89 por ciento el año pasado, lo que evidencia que esos hechos siguen sin castigo.

Organizaciones coincidieron en que la impunidad  se concentra con mayor frecuencia en la provincia, y lo atribuyen a  falta de intérpretes de orientación a la víctima o familiares, pues ahí se encuentra la mayor población indígena que, en su  mayoría,    no habla español.

Ayuda a la vecina

  • Con la voz agitada, una mujer habla rápido pidiendo ayuda inmediata para su vecina. Se apresura a decir que la afectada iba a denunciar a su agresor ese día y cuando entró en su casa a sacar sus cosas, su pareja la persiguió para atacarla. Al fondo se escucha que una persona narra lo que observa. Luego la mujer indica que la golpeó y que su cónyuge la quiere matar.

Pocas sentencias

En ocho años y medio  —2008 al 2016— el Ministerio Público ha recibido mil 931 denuncias por  femicidio en todo el país.

El año que más denuncias reportó fue el 2013, pues de acuerdo con el registro fueron   314. El período que le sigue fue el año pasado, cuando se recibieron 266 querellas.

Los años que menos casos registraron fueron el  2008, con 106, y el 2009, con 175.

De los mil 931 expedientes, el órgano investigador logró 474 sentencias en los tribunales. De ese total, 399 fueron fallos condenatorios.

Le pegan a su hija

  • Mujer con tono molesto llama a la línea.  Explicó a la operadora que desde hace tres años vive con su hija, quien sufre violencia por parte de su pareja. Afirma que su hija está muy golpeada, la cara la tiene hinchada y que le dice que no aguanta el cuerpo, e informa que el agresor aún está en la casa y se aprovecha de que ella regresa tarde de trabajar para golpear a su hija, cuando ella no está.

“El año pasado es el que registra más condenas, con 98, y dos años antes, 97”, establece el informe del Sistema Informático de Control de Investigación del MP.

Al comparar las denuncias recibidas con las sentencias, se refleja que la impunidad alcanza el   74 por ciento.

Los factores que han permitido reducir la impunidad, según la Fiscalía, incluyen capacitación y sensibilización de fiscales, lo que contribuye a que la población denuncie.